El otoño y los bosques

Comentarios 0 5 -/-
FacebookTwitterEmail

Los meses de otoño son una buena oportunidad para cambiar las cumbres ventosas y los picos más altos por el refugio de los bosques.

Los bosques impiden las erosiones, capturan la humedad, son el hábitat de multitud de especies animales  y son el principal generador  del tan apreciado oxígeno. Los bosques han cambiado a lo largo de la historia según la voluntad del ser humano: el hombre comenzó a talar las zonas boscosas para tener  pasto para los animales, edificar poblaciones,  obtener  materia prima, construir carreteras…

El otoño puede parecer una época conflictiva. Los días son más cortos, empiezan las lluvias, el frío… Pero el otoño no es solo esto. Es una época de cambio donde los bosques nos ofrecen una increíble paleta de colores y las temperaturas todavía son suaves. 

El viento juega un factor importante y nos deja esos días de aspecto frío y temperaturas altas.  Es una buena época para pasear por bosques caducifolios y enterrarse en las alfombras de hojas que se crean. Cada árbol se vuelve diferente al anterior y se pueden distinguir las variedades de especies solo por sus colores.

bosque otono

Como hoy es mi día libre, decido poner a prueba mi nueva chaqueta X-Light. Una chaqueta ligera y compacta, con efecto perlante. Esta  chaqueta es ideal para travesías otoñales. Su composición es de pluma para mayor aporte de calor y compactabilidad y tiene injertos de guata en los costados para facilitar la transpiración. 

Decido desplazarme al  Parque Natural de Ponga y más concretamente del Bosque de Peloño. El Bosque de Peloño es un bosque fantástico que se encuentran en la Cordillera Cantábrica. Situado en el concejo de Ponga y separado de los Picos de Europa por el río Sella, que atraviesa el Desfiladero de los Beyos, consiste principalmente en un hayedo de unas 1.500 hectáreas muy bien conservado. 

En mi opinión los bosques de hayas son un lugar ideal para pasear. El color que inunda el bosque es incomparable, es imposible no sentirse cómodo rodeado de tanta gama de colores cálidos. El suelo se unifica con un manto de hojas y parece que con el color la hostilidad del bosque disminuye.

Nos decidimos hacer una vuelta circular y pasar por los Puertos de Arcenorio y de la Fonfría a la sombra de las conocidas Peña Ten y Pileñes. Al pie de las peñas, los valles glaciales verdosos son atravesados por el Camín de los Arrieros, así llamado por las reatas de animales que cruzaban desde los Beyos (Asturias) a Burón (Castilla y León).

El día fue estupendo y mi chaqueta un acierto total. Si todavía no tenéis plan para este fin de semana y no os queda muy lejos os aconsejo sin lugar a dudas que esta puede ser una incomparable opción.

                 


Contenido elaborado junto a apasionados del senderismo de Decathlon. 


: