Menú

¡Los imprescindibles Decathlon para un viaje mochilero de varios meses!

0 194
5/5

Poder realizar viajes de varios meses sin duda ha sido la mayor experiencia de mi vida. Mucha gente sueña con poder hacer algo así al menos una vez  y realmente merece la pena intentarlo. Independientemente del lugar donde se realice la travesía hay ciertas cosas que son imprescindibles para cualquier viaje de este estilo. Si no os faltan ganas y encontráis el tiempo y el momento para hacerlo, ¡ahí van algunos consejos que espero os sirvan para preparar vuestras futuras aventuras!

La mochila pasará a ser vuestra compañera inseparable y surgirán infinitas dudas de cómo llenarla para poder abarcar todas nuestras necesidades, por eso es importante buscar la versatilidad y ligereza de todo lo que llevemos. Tenemos que tener en cuenta que en viajes mochileros de larga duración seguramente nos movamos por distintos ambientes y vivamos distintas estaciones climáticas durante nuestro recorrido.  

¿Cómo escogemos la mochila? Es importante conocer nuestras necesidades y nuestras limitaciones y condiciones físicas. En mi caso opte por una Forclaz de 70 L. Tenemos que valorar la capacidad y la facilidad de manejo. En una más pequeña me hubiese faltado espacio de almacenaje pero hubiese ido mucho más cómodo, y con una más grande me hubiese facilitado llevar más cosas pero seguramente no hubiese podido realizar algunos trekkings durante el viaje debido al peso.

Una vez escogido el tamaño, otros detalles importantes para decidirnos por un modelo u otro son que la mochila tenga funda impermeable (¡importantísimo!), una buena compartimentación para organizarnos y una obertura frontal para alcanzar cualquier cosa de manera sencilla sin necesidad de desmontarla toda cosa que nos facilitara mucho el día a día durante el recorrido.

El saco de dormir es otro de los puntos más importantes a tener en cuenta en nuestra planificación ya que es una pieza donde podemos ganar mucho espacio y rebajar el peso de la mochila sustancialmente. El dato más importante para escoger un saco es la temperatura. El viaje será largo y pasaremos noches de toda clase, es por eso que tenemos que elegir a la baja, siempre es preferible pasar calor a tener frío. Si vamos a dormir siempre en albergues, hostales o en casas acomodadas una temperatura límite de entre 10-15 grados será suficiente, pero si no es el caso buscaremos sacos estilo momia de temperaturas 0 a-5 grados (a no ser que nos movamos siempre por zonas con temperaturas elevadas durante todo el año). 

Una vez tengamos clara la temperatura deberemos centrarnos en la ligereza y el tamaño del saco. En mi caso me llevé un saco de temperatura límite -5 grados, estilo momia y compacto con un peso inferior a los 2 kg y un volumen inferior a los 20 L. Existen opciones más económicas con un peso mayor y un volumen superior a los 20 L., en ese caso perderíamos mucho espacio en la mochila (más de 20 L para mochilas de entre 50-70L es perder la mitad del espacio prácticamente) y el peso es oro para cualquier tipo de travesía. Una buena opción son los sacos Forclaz 500 0  ̊ adulto light.

La ropa térmica es ligera, ocupa poco espacio y nos protege de la pérdida de calor, por lo tanto es imprescindible llevar mínimo unas mallas y un par de camisetas. En mi caso escogí camisetas de distintas gamas de temperatura para poder tener la opción de elegir según el clima en el que me encontraba.

En cuanto a versatilidad de producto, no se me ocurre nada mejor que describa esta palabra que los pantalones desmontables, adaptables a cualquier tipo de temperatura ya que llevamos pantalones cortos y largos en uno solo. Si poseen cremallera lateral aún nos facilitarán más las cosas por el hecho de no tener que descalzarnos para transformar los pantalones, y en muchas ocasiones se agradece ya que en el momento que queremos efectuar el cambio no siempre estamos en un lugar cómodo donde poder sentarnos y descalzarnos tomándonos nuestro tiempo. 

Una muy buena opción y que me sirvió mucho en mis aventuras es el pantalón desmontable forclaz trek 500, que además de la versatilidad ofrece un tejido resistente, con un efecto perlante que se agradece durante las mañanas húmedas o las caminatas bajo la lluvia y también un secado muy rápido.

Por último aconsejo llevar siempre un poncho para la lluvia, sin mangas por la rapidez con la que se puede poner con la mochila y por poder jugar e intentar tapar también otros bultos que se lleven encima en ese momento (una segunda mochila, bolsas, etc.). Un cortavientos (cálido en el caso de ir a zonas frías) ayuda mucho más a veces que un buen abrigo y a parte de las botas que utilicemos habitualmente para los trekkings, otro calzado cómodo (yo llevaba unas zapatillas kalenji básicas) y unas chanclas ligeras para descansar el pie por las noches.

Espero que os hayan ayudado estos consejos y ahora... ¿A qué esperas para iniciar tu aventura?

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.