Menú

Juegos para disfrutar de la naturaleza con niños

ALGO QUE RECORDAR
10/09/2020
0 1415
4.75/5

Nuestro origen, la naturaleza

Partamos de la base de que aunque en los últimos tiempos nos hemos organizado y agrupado para vivir en ciudades, son muchos los siglos que nos preceden estando en contacto con la naturaleza de una manera mucho más continua. Este es uno de los motivos que hace a los niños sentirse tan atraídos por la naturaleza. 

Con el paso del tiempo, aprendemos a manejarnos en las ciudades y a desenvolvernos en entornos más artificiales pero son hábitos que vamos asimilando poco a poco. ¿Dónde tendremos la percepción de que un niño se porta mejor con los mismos comportamientos? ¿En medio de la montaña o en la sala de espera del dentista? El motivo no es otro que aunque a veces se nos olvide, nosotros también somos animales y formamos parte de la naturaleza.

Pero ojo, que no estamos en contra del progreso, ni tenemos ganas de volver a vivir en las cavernas. Existen países como Nueva Zelanda, Australia o nuestros vecinos europeos del norte, sin llegar más lejos, que son grandes amantes de la naturaleza. Han aprendido a combinar las posibilidades de las ciudades para disfrutar de la naturaleza y a escaparse muy a menudo a los entornos naturales más salvajes.

algo-que-recordar-22
algo-que-recordar-21

Beneficios para los niños de pasar tiempo en espacios naturales

  • Posibilidades de juego libre en función de los intereses de cada niño y su etapa de desarrollo: opciones para satisfacer necesidades de actividades de riesgo y superación de límites, de observación, actividades más físicas, creatividad, necesidades intelectuales…
  • Barra libre de materiales y juguetes no estructurados. Los juguetes no estructurados son aquellos que al no ser nada, pueden ser cualquier cosa y la naturaleza está cargado de ellos. Palos, piedras, hojas, semillas… pueden convertirse en un puesto de un supermercado, en una cabaña, en un caballo sobre el que trotar, en vagones de un tren o en lo que cada niño quiera.
  • Experiencia sensorial integrada. Lo que vemos, olemos y tocamos responde a nuestros sentidos de una manera coherente. La vida actual está llena de estímulos que cambian a una velocidad en algunos casos excesiva para el cerebro de los niños. La naturaleza es un espacio de calma en ese sentido, en el que observar cómo cambian los colores de las hojas, hacer carreras de barcos-palo por los arroyos, observar a dónde llevan la comida una procesión de hormigas.
  • Consecuencias directas sobre la salud. Son varios los estudios que confirman además el refuerzo del sistema inmune además de que se empiezan a observar las consecuencias del término acuñado por el escritor Richard Louv como el síndrome por déficit de naturaleza.
  • Desarrollo de un vínculo emocional hacia la naturaleza y por tanto hacia una sensibilidad mayor por las actividades respetables con la naturaleza y de cuidado del entorno.
algo-que-recordar-19
algo-que-recordar-33

Actividades que podemos hacer con los niños para disfrutar de la naturaleza

  • Carreras de barcos. Cada uno elige su vehículo. Los barcos pueden ser cualquier objeto flotante o la combinación de varios. Hojas, palos, plumas… Observamos la carrera, animamos a nuestro barco, celebramos el triunfo o asumimos la derrota y … ¡vuelta a empezar!
  • Buscar formas en las nubes. Esta es una actividad que puede considerarse casi un yoga infantil. La capacidad de concentración la vamos desarrollando con el tiempo y es una de las que más nos ayudan para conseguir lograr nuestros objetivos. Además de la concentración, pondremos en marcha la creatividad. Otras actividades relacionadas con la observación son escuchar la lluvia o el viento, observar hormigas…
  • Construir una cabaña. Cuando el pedadogo Francesco Tonucci le preguntó a los niños qué era lo que consideraban indispensable en los parques, estos le hablaron de lugares para esconderse. Los escondites son esos lugares en los que los niños carecen de supervisión adulta, hablan de “sus cosas”, planean sus estrategias… Hacer una cabaña requiere de energía y constancia en la búsqueda de los materiales, mucho aprendizaje por ensayo-error hasta conseguir el resultado deseado y el disfrute final de ese lugar de su tamaño.
  • Recoger muestras por colores. Podemos pintar el fondo de un cartón de huevos con diferentes rotuladores y salir al bosque a buscar muestras que encajen con los colores que iremos recolectando en cada uno de los valles del cartón.
  • Identificar otros seres vivos. Árboles, insectos u otros animales. Cuando los niños van siendo más mayores, hacerse con una guía con información de la flora y la fauna que podemos encontrarnos es una clase de naturales en vivo y en directo.
  • Crear mandalas. Ahora que se han puesto de moda y que también se identifican con múltiples beneficios, en la naturaleza se pueden hacer con todos los materiales que vamos a encontrar.
  • Aprender a manejar la brújula. Puedes enseñar a los más pequeños qué es el rumbo, donde está el Norte, y para qué sirve la brújula.


algo-que-recordar-23
algo-que-recordar-11

A los niños les encanta aprender a usar la brújula!

Se nos quedan en el tintero algunas otras ideas, como por ejemplo organizar patrullas de recogida de basuras, recoger materiales naturales con los que elaborar otras cosas luego, hacer pasteles de tierra, saltar charcos, escuchar el canto de los pájaros, buscar renacuajos… ¡las posibilidades son infinitas!


Y no te olvides, si necesitas material deportivo para disfrutar en la naturaleza, puedes visitar el catálogo de Decathlon y equipar a los peques!

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.