Menú

Prepara tus pies para el Camino de Santiago

1
4.83/5

Elegir nuestro calzado

Hola futuros peregrinos, aquí os dejo algunos consejos y trucos a la hora de elegir la bota y el calcetín y mantener nuestros pies a salvo de ampollas y rozaduras.

La primera pregunta que debemos plantearnos en la siguiente:

¿CAÑA ALTA O CAÑA BAJA?

Esto depende de cada persona, y de cómo se sienta más cómoda al caminar. Podremos elegir como esta primera, una bota de caña alta, donde el tobillo está más protegido, pero que puede ocasionar molestias en el mismo si la bota se abrocha demasiado en la parte de arriba o no estamos acostumbrados a llevar este tipo de calzado. 

También existen las botas de caña baja, como la que os muestro a continuación, la mayoría se siente más cómodo caminando con este tipo de calzado ya que es más similar a las zapatillas que solemos llevar a la hora de hacer deporte

La suela de la bota

La segunda característica a tener en cuenta es la suela de nuestro calzado, ya que en el camino encontraremos diferentes tipos de terreno, desde tramos con asfalta, senderos pedregosos o subidas y bajadas por puertos de montaña. 

Para asegurar que nuestra suela nos asegure la pisada, recomiendo siempre una suela con un material que agarre nuestros pasos al suelo. 

Impermeabilidad

Una vez tenemos claras las dos primeras características a tener en cuenta en la elección de nuestro calzado, viene la tercera más importante, calzado impermeable si o no.

En mi opinión es un SI rotundo, ya que al igual que encontramos diferentes terrenos en nuestro viaje, también podemos encontrarnos con una gran tormenta en mitad de una etapa, y recordad, nuestros pies son nuestro medio de transporte, con un pie mojado y el calcetín empapado no llegaremos en buen estado a final de nuestra etapa y no podremos continuar al día siguiente con nuestro camino ¡y no queremos eso! ¡Santiago nos espera!

Como complemento a una bota impermeable y que aguante muchas más horas expuestas al agua, os recomiendo el uso de polainas, que podremos llevar en la mochila y echar mano de ellas en caso de necesitarlas.

Preparación de nuestros pies

Una vez elegida nuestra bota ideal, hay que empezar a hacer kilómetros con ellas, un entrenamiento previo es esencial para evitar lesiones y dolores no deseados en nuestra aventura hacia Compostela.

Poco a poco, puedes salir a caminar como sueles hacer, por parques, vías verdes, una pequeña ruta, siempre llevando por si acaso un calzado de repuesto si en nuestros primeros pasos con nuestras botas empezamos a sufrir, mejor parar y continuar otro día. 

Pero antes de eso ¿cómo me preparo para que esté protegido, transpire y la bota no nos roce en lugares de nuestro pie que ni sabíamos que existían? vamos a ver igualmente la elección del complemento perfecto para eso: EL CALCETÍN

La importancia del calcetín

Al igual que tenemos calcetines para nuestras zapatillas de deporte y nuestro calzado de diario, tenemos que tener en cuenta que las botas de senderismo se deben usar con calcetines preparados para ellas, en la mayoría de los casos con tejidos transpirables para evitar ampollas por la humedad, refuerzos en tobillo, dedos del pie y planta. 

También existen modelos para botas de caña alta para evitar rozaduras en el gemelo y de caña baja si nuestra elección ha sido ese tipo de calzado.

Primeros pasos

Seguros y decididos a comenzar esta aventura, nos disponemos a ponernos las botas y a empezar con nuestro entreno. 

Algo previo a esto muy importante y que no podemos olvidar es recortar las uñas de los pies con cuidado pero no en exceso para evitar lesiones, ya que si la uña está demasiado larga el impacto constante durante el recorrido con la bota puede derivar en ampollas muy desagradables y no podremos continuar con nuestra aventura.

Antes de ponernos el calcetín, ahí va EL TRUCAZO, nuestros pies deben estar muy hidratados, así evitaremos rozaduras y ampollas, ya que el roce y el impacto se verá amortiguado.

¿Cómo podemos mantener hidratado nuestro pie durante más de 20 kilómetros en nuestra etapa?

Muy sencillo peregrinos, antes de ponernos los calcetines y colocarnos nuestras botas nos hidrataremos los pies con vaselina.

Untaremos generosamente nuestros pies por dedos, talones y partes donde podamos sufrir más roce, y a continuación nos pondremos los calcetines y.....¡LISTOS PARA CAMINAR!

Estos son algunos de los tips que a mí más me sirvieron a la hora de arrancar con mi aventura, si os parece interesante iré haciendo publicaciones sobre la elección de la mochila por ejemplo, o el saco de dormir.

BUEN CAMINO PEREGRINOS

Ana Prieto

Comentarios

Gracias Ana. Muy interesante y práctico.  A ver si me animo.


¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.