¿Por qué lo haces?

Comentarios 0 203 -/-
FacebookTwitterEmail

No sé cuáles serán vuestros motivos pero, los míos van surgiendo cada día.

¿Has sentido alguna vez algo así? Que tu vida gira en torno a un mundo gris, donde predomina el asfalto y las prisas. No tiene nada que ver con temas amorosos y menos con ser o no ser feliz con la vida que uno lleva,  ni quisiera llegar a otro tipo de interpretaciones,  más bien lo catalogaría como una filosofía… o algo espiritual.

Aclarado esto, retomo que siempre estamos pendiente del tiempo, que si llegamos tarde a hacer mandados, que si a las 12:30 tengo la cita con algo o alguien…  somos esclavos del reloj.

Nace la necesidad de salir de esa monotonía insalubre tanto físicamente como psicológicamente.

En mi caso decido salir al monte, cuando le das al botón del reloj para empezar, todo se paraliza. 

Llega un momento, donde ya no piensas en cuantos kms quedan, dejas de estar pendiente de todo a lo que eres esclavo en el día a día y ya solo estas concentrado en donde será el próximo punto que pisen tus pies.

Levantas la mirada y ves realmente lo que alrededor  y en ese preciso momento es cuando cruzas el punto de no retorno, como si te hubieras tomado la pastilla azul de matrix y empezaras a ver el código fuente. Se detiene el tiempo, empiezas a oler a tierra mojada, palpas las hojas y ramas que se cruzan en tu camino y saboreas ese preciso momento. Todo es real, es precioso,  todo verde y reina la calma, recargas de vida las baterías… te enamoras otra vez.

Cuanto más alto marca tu itinerario, cuanto más pican los piernas, más grande es tu sonrisa, y esos kms se transforman en... FELICIDAD

Ahora toca bajar, dejarte de llevar y sin la certeza de saber cuando frenar. Y entonces lo entiendes todo, y comprendes que el premio es poder llenarte de todas las vivencias y sentimientos que te regaló cada metro de monte, cada piedra, cada cuesta…

Por eso, me encanta este juego.


20170305_123455
: