Menú

Senderismo Originario: Los Cañones de Jaén. Puente de la Sierra, Jaén

0
4.2/5
WhatsApp Image 2021-07-04 at 20.45.00
Paso estrecho hacia la poza final

El domingo comenzó como suele comenzar todos los fines de semana de verano. Los pájaros de la mañana comienzan sus cantos matutinos, alguna nube al fondo del horizonte y el sonido de los coches pasando cerca de casa. He quedado con mi grupo de senderismo a las 10 de la mañana, todos sabemos que el día será caluroso y eso nos hace tener ganas de agua. 

Se acerca la hora y mi mochila está repleta; una muda para cambiarse, un bocadillo y agua para hidratarnos. Bajo grandes zancadas, quedé con ellos a escasos metros de mi casa. 

Tras los saludos y las risas del día de antes, nos montamos en el coche dirección Jaén. Se nota en las caras, todos tenemos ganas de refrescarnos, y cuanto antes, mejor. 

Pasan 50 minutos desde que salimos de Andújar hasta que por fin escuchamos el son del Río Eliche. Nada más abrir la puerta me tiro directo a su sonido y respiro ese olor tan peculiar de los ríos.  Nos juntamos en la orilla para contar alguna batalla pasada, preparamos nuestros bañadores, atamos nuestras botas y comenzamos el ascenso.

Para acceder a la parte alta del mismo teníamos que pasar por una antigua piscifactoría, hoy en día se encuentra completamente abandonada y en muy malas condiciones. Una pasarela derruida nos guía hasta la boca de una cueva. Detenemos la marcha para observar desde las alturas el encajonamiento del río. En el interior de la cavidad la temperatura baja considerablemente, sin duda, sería un lugar ideal para una siesta.  El camino no tiene pérdida, un sendero que transcurre entre el riacho y los olivos. 

Cruzamos una presa, unos merenderos y el camino se estrecha entre los juncos. A unos cuantos metros más el sendero termina junto a un pequeño dique artificial. Está claro, no nos queda otra. ¡Al agua pato!

Para llegar a la primera poza tenemos hacer el tramo que nos queda por el agua. Aunque hace calor, el río acuna unas aguas gélidas. Hubo como unos trescientos intentos hasta que uno de nosotros se envalentonó y saltó. Es cierto, una vez dentro el agua no está tan mal. 

Cruzamos el río entre nados, saltos y torpes pasos. Nos encontramos con un pequeño desliz, el agua corría con algo de fuerza por uno de los estrechamientos por los que teníamos que pasar. Tuvimos que ayudarnos para poder sobrepasar esa parte, justo era un tramo acuático y la profundidad llegaba a los dos metros. Una mano aquí, la pierna en esta roca, el codo aquí, los dientes allá Y lo conseguimos. 

La guinda del pastel. Una poza cerrada en forma circular. Una cascada mantenía el agua activa desde una altura de siete u ocho metros. Rocas se alzaban a mis laterales, no podía irme sin saltar. Al hacerlo comprobé la profundidad, IMPRESIONANTE. Era imposible tocar el fondo, los años y años han ido profundizando con dureza sobre las piedras. Me di cuenta de un pequeño hueco, como buen aventurero me adentre en él. Para mi asombro, la oquedad tenía otra salida, la cual coincidía por detrás del salto de agua.  Sin duda, es un lugar increíble e ideal para estos meses de calor. 

Pasamos casi una hora por aquella zona, refrescándonos, contemplando y escuchando. Claro, saltando también, somos críos en cuerpo de grandes. 

No queríamos, pero teníamos que volver al mundo real. Aún nos quedaba una hora de descenso hasta llegar al mismo punto de partida. En esta ocasión, el recorrido lo haríamos por dentro del río. Hubo unos cuantos saltos más,  unos largos a nado que no tenían nada que envidiar a los 50 metros libres y muchos pasos. Pasos torpes que me hicieron pensar: No estamos preparados para este medio. Nos hemos desconectado de la naturaleza. 

Hay una frase que repito mucho: Dejamos de ser ANIMALES para volvernos HUMANOS. No es más que una frase que nos advierte de la desconexión de nuestro entorno. 

Finalizamos la ruta donde empezamos. Antes pasamos por un estrechamiento no apto para claustrofóbicos. Mirar hacia arriba y ver la altura del encajonamiento, sentirte tan pequeño y tan libre; ¿Hay algo mejor? 

Poza cristalina
Paso piscifactoría
Entre rocas y agua
Pasarela
Tramo final
Final de la ruta
Comentarios
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.