Cómo elegir tu tabla de snow

Comentarios 0 546 -/-
FacebookTwitterEmail

Para comenzar este deporte, lo mejor es tener una pequeña noción de la tabla de snowboard y de las fijaciones, pero lo más importante es saber si somos goofy o regular, es decir, qué pie llevaremos delante cuando nos deslicemos con nuestra tabla de snowboard.

Empezaremos por lo más básico: ¿somos goofy o regular? Seremos goofy si llevamos la pierna derecha delante, o regular si llevamos la izquierda delante.

Hay varias técnicas para averiguarlo y, de hecho, en este caso, podríamos decir que "cada maestrillo tiene su librillo".

Cómo elegir tu tabla de snow | Blog Montaña Decatlhon La posición del pie determinará si eres goofy o regular.

La técnica más conocida es la del empujón. Para ello se necesita una persona más, que se situará detrás de nosotros. Esta nos dará un leve empujón, lo cual nos desequilibrará e instintivamente, adelantaremos una pierna para no caernos. Esa pierna será la que pondremos delante en la tabla de snowboard.

Finalmente, he de añadir que cuanto más desprevenidos nos pille, será más fiable.

Otra forma de saberlo es subiendo una escalera. Hay que situarse delante e intentar no pensar en ello y la primera pierna con la que subamos el primer escalón, será la que colocaremos delante en la tabla de snowboard.

Y,  esta última, es para aquellos que practican o hayan practicado el skateboard. La postura será la misma en ambos deportes.

Una vez que tengamos claro si somos goofy o regular, pasamos a elegir la tabla más adecuada para nosotros.

Hay dos factores a tener en cuenta: nuestro peso y nuestra altura para saber de qué medida ha de ser nuestra tabla de snowboard. La tabla deberá medir entre 15 cm  y 20 cm menos que nosotros, es decir, deberá llegarnos entre la nariz y la barbilla. Aunque esto puede variar en unos centímetros según nuestro peso. Si nuestro peso es superior a nuestra altura en centímetros (ejemplo: 85kg y 175cm), la tabla deberá aumentar unos pocos centímetros; y si, por el contrario, nuestro peso es inferior a nuestra altura en centímetros (ejemplo: 50kg y 160cm),  nuestra tabla será unos pocos centímetros más pequeña.

También puede darse el caso de que tengamos un pie más grande que el ancho de la tabla, o sea, de un 44 en adelante. En este caso, necesitaremos una tabla wide o una tabla ancha. Tienen una anchura especial para estos casos ya que si la bota roza con la nieve a la hora de realizar giros o trucos puede ser peligroso.

Cuando conozcamos la medida ideal de nuestra tabla, lo siguiente es decantarse por el freestyle o el freeride. Nos apasionará el freestyle si lo que queremos es realizar trucos, saltos y giros, en cuyo caso la tabla podrá disminuir de medida para mayor manejo y facilidad. 

También podrá ayudarnos en esta modalidad que la tabla sea  twin, es decir, simétrica. En cambio, si lo que nos gusta es descender por nieve polvo nos apasionará el freeride, por lo que nuestra tabla aumentará unos centímetros para mayor flotabilidad y estabilidad.

Cómo elegir tu tabla de snow | Blog Montaña Decathlon  El freestyle es perfecto para saltos y giros.

Y, por último, hablaremos de las fijaciones. Ajustar nuestras propias fijaciones es muy sencillo y lo único que nos hará falta será un destornillador de estrella. Recordaros que cada fijación viene definida para cada pie y que las carracas de estas deben quedar hacia el exterior aunque normalmente está detallado en la suela de cada fijación.

La pieza que hará posicionarlas de una forma u otra es el disco o “galleta”. Ésta será la que se encargue de unir las fijaciones a la tabla. Normalmente se fijan con cuatro tornillos, aunque hay marcas que utilizan tres o dos, pero la eficacia es la misma. 

En la base de las fijaciones observaremos unos números y marcas: representan la graduación a la que pondremos nuestras fijaciones en la tabla de snowboard, es decir, cómo colocaremos nuestros pies en la tabla.

Lo más recomendado para iniciar es 15º en el pie delantero y 0º en el pie trasero y los pies centrados para mayor estabilidad. También veremos que en el disco hay flechas y carriles, lo cual nos sirve para desplazarlas y poder juntar o separar más los pies, así como adelantarlos o atrasarlos en el caso de tener un pie grande. 

A continuación, pondremos el disco apuntando a la graduación indicada: 15º en este caso para el pie delantero, y 0º para el trasero. Seguidamente, buscaremos que encajen los agujeros de los discos con los de la tabla y colocaremos los tornillos. Mi consejo es que los atornilléis en diagonal poco a poco, para que quede bien cuadrado. No es recomendable apretarlas muy fuerte, ya que la madera del núcleo de la tabla podría ceder. 

Para un nivel más avanzado, si nuestra modalidad es el freestyle, la graduación oscilaría entre 7º y 20º en el pie delantero, y entre 5º y -15º en el trasero. Ambos deben estar a la misma distancia del centro de la tabla. Si por el contrario, es el freeridelo que practicamos, la graduación del pie delantero oscilará entre 15º y 30º, y entre 0º y 15º la trasera, y ambos pies se retrasarán para obtener más flotabilidad. 

Cómo elegir tu tabla de snow | Blog Montaña Decathlon Ajustar bien las fijaciones proporciona una mayor estabilidad.

Además de las posiciones, también existen fijaciones más preparadas para cada modalidad. Por último, en el spoiler podremos fijar la inclinación que queremos en la caña, lo cual cambiará nuestra postura cuando nos deslicemos con nuestra tabla.

Una vez tenemos ajustado todo nuestro equipo, ¡ya estamos preparados para disfrutar de nuestro deporte favorito!

Espero que todos estos consejillos os ayuden a que os apasione todo sobre el snowboard.

¡Un saludo!


Contenido elaborado junto a apasionados del snowboard de Decathlon. 


: