Menú

EL SURF, UN DEPORTE DE INVIERNO

0 77
5/5

EL SURF, UN DEPORTE DE INVIERNO

Todos tenemos en mente el surf como un deporte de verano, asociamos la playa y el mar con el sol, bikinis y torsos bronceados y si pensamos en California o Australia tal vez estemos en lo cierto pero no lo estamos si vivimos en el mediterráneo.  

En las costas mediterráneas el surf es un deporte de invierno que nada sabe de bikinis ni de torsos desnudos sino de neoprenos, escarpines y labios morados.

En el territorio Mediterráneo las mejores olas empiezan en las marejadas de otoño pero es en invierno cuando se consolidan las olas que llevas soñando desde mayo y desaparecen en primavera. El surfer catalan (en mi caso) se alegra el día que se levanta y hay borrasca y viento al mirar por la ventana ya que muy probablemente ese día podrá disfrutar de olas y por lo contrario los días soleados sin rachas de viento sabrá que el mar será una balsa de aceite. 

El litoral mediterráneo ofrece buenas olas cuando hace frío desde la Costa Brava hasta Málaga. Barcelona pisa fuerte como referente en este sector pero no solo en Barcelona hay olas, a mi personalmente, me gusta mucho más Sitges o la zona del Masnou. El mar de verdad es el mar de invierno, con las marejadas podemos experimentar la verdadera naturaleza del Mediterráneo, deja de ser una piscina salada para convertirse en puro fenómeno natural, mostrándose poderoso y desbocado.

La periodicidad de días de olas aumenta, por lo tanto los días de entreno aumentan también y te permiten medir una progresión en tu práctica, esa periodicidad te permite evolucionar. 

EN INVIERNO TODO ES MÁS BONITO

Las ventajas de practicar este deporte en invierno no solo son que encontraremos olas más grandes y constantes (que en verano) si no que no tendremos que luchar con el gentío multitudinario que hay en verano en las playas, no hay bañistas y no hay que esquivar cabecitas cuando por fin has conseguido coger una ola. 

En invierno las playas son del surfer, de las tablas de bodyboard mientras que en verano solo nos queda esperar una tormenta tropical o quitarnos el monillo con el skimboard, pedir un par de días en el trabajo para poder subir al norte o hacer el surfari que soñamos todos, porque en verano, señores, en verano no hay olas y sin olas no hay surf, así de simple.

EL INVIERNO CREA COMUNIDAD

Tal vez esta sea la razón que más me gusta para explicar que estos deportes de agua son de invierno. Solo si realmente te apasiona el surf, el body, el wind, el kite… si realmente amas el mar en ese estado serás capaz de pasarte horas a 10º o menos para cazar las olas que quiera regalarte ese día el mar. 

Podrías estar en tu casa calentito, en un bar tomando un chocolate caliente pero la previsión te marca olas y tu tienes claro tus prioridades y cuando llegas a la playa, ahí están esos locos y locas que podrían estar tumbados en el sofá pero han decidido tragar agua, esos locos que son locos como tu y sabes que a ellos no tienes que explicarles porque decides mojarte a 10º mientras está a punto de llover. 

El cielo está gris pero el espectáculo que se crea en el mar es increíble, ver cómo se colocan otros surfers te hace aprender observando. Tal vez no cruces palabras con nadie pero sabes que perteneces a ese momento y a ese lugar, eso, eso solo pasa en invierno.

Comentarios
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.