Menú

Pesca del Sargo con Flotador

0 51
4/5

¿Qué accesorios necesitas?

En la pesca del sargo con boya o corcho, debemos tener en cuenta unas consideraciones previas, pero la fundamental, es saber la zona en la que se va a desarrollar la pesca, ya que no es lo mismo hacerlo en un acantilado, que en una costa más plana.

A continuación os desvelaré algunas pautas para la pesca en zonas bajas o poco elevadas. Para ello tenemos que optar por una caña de unos 6 metros, ya que esto nos permitirá pescar con mayor seguridad, a la vez que nos dará la opción de elevar el pez hasta nuestra ubicación, sin la necesidad de vararlo previamente. Preferiblemente, se elegirá una caña que no sea de mucho diámetro, ya que además de ser más ligera, nos falicitará la pesca en los días de más viento, ya que tener desplegada una caña de 6 metros, puede convertirse en un reto para nuestros brazos, en dichas condiciones.

En una costa baja, no habrá problema de pescar con una caña de acción semiparabólica. Todo lo contrario que si pescamos desde mucha altura, donde una caña de punta nos resolverá mejor la tarea de subir la pieza.

P3121390

Para acompañar a la caña, utilizaremos un carrete de talla 4000 ó 5000, con una linea fluorescente de 0,30-0,35 mm. El hecho de pescar con un monofilamento fluorescente, nos sirve como referencia visual para localizar la boya en días de mucho mar, donde suele haber más espuma, a la vez que nos deja ver que el sedal tenga una cierta tensión, tanto para ejecutar la clavada, como para que la línea no alcance las rocas, grupos de mejillones o percebes, lo cual se traduciría en un enganche.

El trenzado o multifilamento es otra opción, que cuenta con la ventaja a la hora de clavar un pez, ya que carece de elasticidad. También tenemos a favor, el hecho de que podemos optar por un diámetro inferior al monofilamento, lo cual es una ayuda en los días de viento. En contraposición, el sedal, teniendo algo de elasticidad, puede evitar el desgarro o rotura por parte del pez y no cuenta con el problema de que se pegue a la caña, cuando esta se moja, por acción del agua pulverizada o de la lluvia. Cada uno optará por lo que estime más oportuno.

Untitled-1

Para atar el anzuelo, usaremos un bajo de línea de fluorocarbono, cuyo diámetro elegiremos en función del estado del mar. Con aguas o días más claros, es preferible usar diámetros finos (0,18/0,20/0,22) y con días de mar agitado, con bastante espuma o días encapotados o de lluvia, podemos utilizar diámetros más gruesos (0,25/0,28/0,30) por ejemplo.

La longitud de este debería ser como mínimo de 1,5 m. A partir de ahí, podemos llegar a bajos largos, de hasta 4 ó 5 metros, dependiendo de la ocasión y el escenario.

La boya o flotador la elegiremos en función del mar que haya, a poder ser plomada, optando por las más pequeñas para mares menos movidos (15, 20, 25, 30 gramos) y las más grandes para mares fuertes (40, 50, 60 gramos). La boya plomada nos permite lanzar más fácilmente el cebo, de manera que lo podremos colocar en aquellas zonas más prometedoras.

P4090244

En cuanto al plomado de la línea, se puede usar un plomo de apretar, si lo queremos fijar en la línea o uno tipo oliva, si queremos que se desplace por esta. Esta última manera, permite que el pez tome el cebo con más facilidad, si bien es un poco menos discreto.

En cuanto anzuelos, los tipo Chinu, tanto de ojal como de patilla, son muy recomendables, ya que son anzuelos con una buena penetración y un cierto grado de elasticidad. Si usáramos un cebo duro como el cangrejo, lo mejor sería disponer de un anzuelo forjado, ya que la presentación de este cebo, pasa por clavarlo en el anzuelo.

P3121385

Los cebos a utilizar son de lo más variados. Tira de calamar, gamba, camarón, cangrejo, mejillón, almeja, galera, navaja o incluso algún tipo de gusano marino. La presentación será acorde a cada uno de los cebos que usemos.

P3121387

Ya con todo armado, hay que buscar las zonas prometedoras. Si acudimos a la zona con la bajamar, tendremos la opción de visualizar los canales, las rocas aisladas y otras estructuras que hay que tener en cuenta a la hora de ofrecer nuestros cebos.

Con la caña desplegada, efectuaremos los lances cerca de las zonas de espuma, donde el bajo de línea pasará más inadvertido y donde los peces se mueven para ir alimentándose ya sea de lo que se encuentra sujeto a las rocas, como de otro alimento que el pez tenga a tiro.

La visualización de la boya es importante, para ver por donde se va moviendo, por si hay que hacer alguna corrección puntual. De igual manera, hay que controlar la línea, para que esta no se enganche y que también disponga de una tensión tal, que cuando el flotador se hunda, podamos efectuar la clavada con garantías.

P3121389

Es importante, que a la hora de cansar al pez, contemos con el freno bien regulado, ya que podremos controlar sus carreras, sin que pueda romper el bajo, ya que el sargo es un adversario potente. Con el pez más o menos fatigado, podemos proceder a subirlo hacia nuestra posición. Para ello es vital, recoger parte de la línea, hasta que tengamos una longitud que permita sacarlo del agua, teniendo margen para elevarlo, con la precaución de que este no se golpee con las rocas. La pérdida de escamas por parte de la pieza, suele alarmar a los demás peces que se encuentren en el lugar, por lo que hay que ser cautos.

A la vez que se eleva, y cuando ya tenemos el pez fuera del agua, lo depositaremos a un lado de nuestra ubicación, si hay espacio. En caso contrario, lo deberíamos levantar frontalmente, pero con la precaución de soltar línea del carrete, para liberar parte de la curvatura de la caña, ya que si esta se dispone de manera muy vertical, puede terminar por romperse.

PB270061

Una ayuda para aguantar los peces en la zona de pesca, es el macizo, engodo o enguado, hecho a base de sardina, anchoa o paparda. Una cucharada de este producto, puede hacer que los peces no se alarmen tanto, mientras cansamos nuestra captura, ya que los demás peces se afanarán en hacerse con parte del festín que le ofrecemos. Es importante consultar la legislación vigente en cada comunidad autónoma.

Con estos conceptos claros, ya disponemos de un punto de partida, para adentrarnos en esta modalidad tan adictiva.

P4090254
Comentarios
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.