Surfcasting en la ría

Comentarios 0 130 -/-
FacebookTwitterEmail

Hoy vamos a hablar de un escenario algo diferente: Las rías de agua salada. Ya sean desembocaduras de ríos de agua dulce, en las que se introduce el mar en su último tramo, o simplemente entradas de mar en marismas naturales, estos escenarios son cuanto menos interesantes para los amantes de la pesca y la naturaleza.

Generalmente tenemos dos motivos para adentrarnos ría arriba con el equipo de surfcasting:

  • Disfrute de la diversidad de especies (doradas, sargos, lubinas, herreras…) y los parajes naturales donde suelen estar inmersas estas rías y que nos brindarán una jornada con un encanto especial.
  • En caso de encontrarnos con un mar impracticable, bien sea por grandes olas, por mucho mar de fondo, temporada de baño o intenso viento. Las rías nos dan opción de poder pescar cómodamente y bien resguardados en cualquier época del año.

Comenzamos ahora con ¿dónde?, ¿cuándo? y ¿cómo?

¿Dónde?

Una vez nos hayamos informado de los escenarios que ofrece nuestro entorno y tengamos decidido el lugar de pesca , si nunca hemos estado, lo ideal es que la primera vez acudamos en total bajamar. De esta manera podremos visualizar: dunas de arena, picos de rocas, ostreras ,mejilloneras, pozas, corrientes de agua, criaderos de gusanas (no olvidar las botas para poder explorar cómodamente).

Esto será muy importante para que al subir el agua con la pleamar, podamos colocar nuestros plomos lo más cerca posible de los comederos naturales y zonas profundas (ya que será donde más actividad de peces habrá), así como esquivar esas zonas de enganche cuando sean cubiertas por el agua, garantizando así la captura.

¿Cuando?

Cómo comentamos antes, podemos ir bien por la diversidad de especies y belleza natural, o bien como segunda opción cuando el mar fuera está impracticable.

En cualquier caso, SIEMPRE debemos tener en cuenta que son rías, y que las corrientes y pleamares influyen muchísimo.

Debemos ir en mareas cuanto más pequeñas mejor, así nos arrastrará bastante menos y nos meterá menos suciedad (como por ejemplo, algas). Intentar ir siempre de creciente, ya que como norma general, suelen quedarse con poca profundidad.

En caso de optar a ir con mareas grandes, el mejor momento de pesca será cerca del repunte de marea, ya que ésta estará parándose y arrastrará menos, tendremos más agua, las algas desaparecerán y los peces estarán más activos. En ese momento es cuando debemos tener la actitud y al equipo al 200%.

¿Cómo?

Pues básicamente como lo hacemos habitualmente en las playas pero con algunos matices.