Mi primer campeonato de España de Orientación en categoría élite

Comentarios 0
72

El Campeonato de España de Orientación (CEO) consta de 5 pruebas: relevos clásicos, relevos mixtos, sprint, distancia media y distancia larga.

La primera parte del campeonato fue el pasado fin de semana en las localidades de Porrúa y Llanes respectivamente, y en ellas se disputaban tres de estas pruebas: los relevos clásicos, distancia sprint y distancia media.


Relevos clásicos, primera prueba

El viernes 19, en Porrúa,  tenían lugar los relevos clásicos, primera prueba del campeonato. Para ello los equipos están  formados por tres orientadores de la misma comunidad, del mismo sexo y misma categoría.


La salida de los primeros relevistas se hace en masa; primero tuvieron salida las categorías masculinas y 10 minutos después las categorías femeninas.
Cada categoría y cada posta tiene un mapa con un recorrido diferente para que en todo momento la carrera dependa de uno mismo.
El botetín de la prueba nos avisaba de que el terreno de este mapa estaba repleto de elementos humanos relacionados con la ganadería, con una orografía con continuas depresiones y colinas de diferentes tamaños. La vegetación sería también un elemento a tener en cuenta: abundantes zonas de tojos, zona de lajas y terreno rocoso muy roto. Existen también varias simas profundas (algunas tapadas por la vegetación), además de cortados y taludes de diferente altura.
Los mapas de los relevistas de élite variaban de 4,2 km a 4,4km en la categoría femenina y de 4,8km a 5,2km en la masculina.

Sabíamos que iba a ser un relevo largo y no faltaron nervios ni gritos de ánimo procedentes de los orientadores de la segunda y tercera posta que veíamos como iban llegando los primeros compañeros por el paso de espectadores; este punto sirve para que la siguiente posta se vaya preparando y acercando a la zona de relevo mientras el anterior termina su recorrido, una vez allí se le da el relevo que en este caso era el mapa correspondiente.

De la tercera posta quedábamos pocos orientadores esperando, por lo que al salir al monte apenas te encontrabas con nadie. Calculando lo que tardaría mi compañera me puse a calentar y cuando la vi pasar por el punto de espectadores me puse un poco  más nerviosa, ya tenía ganas de brújula, mapa y a correr.
Hasta el triángulo de salida fui leyendo un par de balizas posteriores para saber por dónde tenía que ir, caminos, monte a través, muros... Y 12 controles después llegué a la zona urbana donde tenía las últimas balizas que a escala 1:10000 costaba un poco leer, por lo que tuve que comprobar muy bien el código de control en el porta descripciones las calles pero las encontré todas y llegue a la meta feliz de terminar.

Mi equipo de relevos hicimos un top ten de 29 equipos con un tiempo de 3h59m.
La categoría senior masculina paró el crono en 2h12m y la femenina en 2h 43m.

CLM
Equipo relevos
salida
mapa1

Sprint, segunda prueba

El sábado a las 15:00 todos los orientadores que participábamos en la prueba Sprint teníamos que estar en el pabellón de Llanes para la "cuarentena" (lugar donde debemos permanecer todos los orientadores juntos hasta que comience la prueba) mientras el club organizador repartía las balizas por el casco urbano de la villa de Llanes donde nos íbamos a encontrar con zonas urbanas muy variadas y completas: calles más o menos amplias, callejuelas pequeñas e irregulares, pasadizos, parques, playa, puerto y muchas zonas peatonales.

A las 16:00 era la salida del primer corredor y a las 18:00 la última, con mapas desde 1,5 km en las categorías de los más pequeños hasta 3,5 y 4,1km en las categorías élites femenina y masculina respectivamente. Salíamos desde un paisaje precioso con vistas al mar en el Paseo de San Pedro, sorteando a más orientadores y turistas para terminar en el puente de la Plaza Barqueras. 

Yo salí bastante rápida y me costó entrar en el mapa porque no veía el triángulo pero segundos más tarde ya reconocí el terreno y me dirigí a las mis primeros controles, los cuáles hice bastante rápido, después pasé por la playa, el puerto y dando una vuelta por el centro llegué a meta. Gracias al buen tiempo que nos hizo, todos nos quedamos alrededor para comparar mapas, elecciones de ruta y sobretodo comentar lo que habíamos disfrutado con el trazado.

En esta prueba la combinación de lectura del mapa con la velocidad de carrera es clave y hay que estar concentrado todo el tiempo; a diferencia de las de monte, aquí no solo estamos los orientadores sino también los vecinos del pueblo y turistas y muchos de ellos desconocen este deporte por lo que ven a gente corriendo para un lado y para otro, otros llegando al mismo punto donde hay un "trapo" blanco y naranja colgado, llegan y rápidamente se van para sitios diferentes y te miran como diciendo: "que hacen estos".

ready sprint
salida sprint
mapa sprint

Media distancia, última prueba

El domingo, de nuevo en Porrúa, se celebraba la última prueba de esta primera parte del CEO: la carrera de media distancia.

Con la experiencia de los relevos, los orientadores salíamos con más confianza y sabiendo la exigencia del mapa y del terreno. En la categoría élite femenino teníamos 4,4 km y la masculina 5,8km

Yo tenía la hora de salida bastante tarde y cuando cogí el mapa fui buscando los caminos para acercarme lo máximo posible a los controles y no tener que atravesar muchos verdes ni dejar de saber dónde estaba, porque al tener tantos muros y caminos era muy fácil hacer un error de paralelo y confundirte (cosa que me pasó y estuve un buen rato buscando mi baliza en una rocas que no eran) y así por caminos llegué a muchas de mis balizas aunque también use mi brújula para trazar rumbo así qué salté muros y atravesé monte para no perder tanto tiempo.
Al llegar a la baliza anterior a la meta todos hacíamos un último esfuerzo para hacer el sprint a meta lo más rápido y picar meta habiendo dándolo todo.

Y tras esta última picada termina el CEO. Sólo quedaba recoger los premios para los más hábiles y rápidos en estas carreras y unas cuantas horas de viaje de vuelta a casa.

llegada media
mapa media

Élite no solo es más exigente por la técnica y las distancias sino por el nivel del resto de compañeras de categoría.
Este es mi primer año en la categoría élite en la liga española de orientación y tengo un objetivo muy claro: disfrutar y terminar las carreras con ganas de más.

#Nosvemosenelmonte