Comentarios 0 18 -/-
FacebookTwitterEmail

Es un deporte muy consolidado en Europa, hace 10 años que se empezó a introducirse en nuestro país y desde entonces se está asentando y siendo más popular últimamente.

El canicross consiste en correr junto a nuestro perro atados con un arnés en nuestra cintura, el cual va ligado junto a una línea de tiro hacia el arnés de nuestro perro.

Para practicarlo nos hará falta:

  • Arnés de tiro para el perro: para la sujeción del perro. El arnés no tiene que tener materiales abrasivos, las zonas de delante como el esternón y las axilas que son las que sufren más impacto por lo que tienen que estar acolchadas.
  • Cinturón de canicross: se trata de un cinturón lumbar, que irá atado a la línea de tiro mediante un mosquetón. También tiene que estar acolchada en la zona lumbar para evitar lesiones. Finalmente en competición es obligatorio un mosquetón de liberación rápida.
  • Línea de tiro: cuerda de dos metros con zona elástica para amortiguar los impactos.

Respecto a las precauciones que debemos tomar, hay que tener en cuenta que tenemos que pensar en cómo vamos nosotros. Es por ello, nuestro amigo debe pasar un reconocimiento médico, y como mínimo tener 1 año para poder competir.

Las competiciones en canicross suelen tener entre 5 y 10 kilómetros de distancia, y suelen ser por caminos de tierra, montaña, aunque también existe una modalidad invernal.

Antes de empezar la carrera, se debe pasar un control veterinario donde se acredita que el animal tiene en regla sus vacunaciones y que se encuentra en un estado adecuado para participar. 

Además, el respeto al perro debe ser máximo y está totalmente prohibido que el perro vaya corriendo detrás del guía, dar tirones y por supuesto cualquier tipo de maltrato físico o verbal al perro, siendo sancionado el corredor que lo incumpla.

En el canicross se debe de trabajar mucho la flexibilidad y la técnica de carrera para optimizar el empuje extra del perro, a la vez que procuramos lastrarle lo menos posible a través de una zancada más ágil que la habitual. 

También debemos hacer especial hincapié en fortalecer nuestros tobillos y sobre todo nuestras rodillas, que sufren mucho al intentar frenar al perro, especialmente en las bajadas.

En definitiva, que si nos gusta correr y nos encanta la compañía de los animales, el canicross puede ser una gran opción donde poder disfrutar de dos grandes pasiones combinadas. ¿Y vosotros ya lo habéis probado?


Contenido elaborado junto a apasionados del trail de Decathlon. 

: