Atrévete con el Trail

Comentarios 0 13 -/-
FacebookTwitterEmail

Cada día somos más los corredores de asfalto que nos animamos a probar otros tipos de terreno, quizás porque se ha puesto de moda, porque nos aburrimos de los circuitos de asfalto, la búsqueda de contacto con la naturaleza, aventuras nuevas, salir de la rutina de los entrenamientos de invierno y respirar aire puro, a mí me gusta y me ha enganchado.

Por eso, desde este blog os animo a todos a que cambiéis de vez en cuando el asfalto por la montaña. Es una sensación diferente ya que los ritmos y los tiempos no son lo más importante. 

En esta modalidad deportiva cobra mucha más importancia la lucha por lograr un buen aguante físico que te permita recorrer con desparpajo las pendientes y la destreza que muestres para ir atravesando los desniveles. Sentirás una sensación de libertad increíble al atravesar largas pendientes rodeado de paisajes naturales.

Para todos aquellos que estéis iniciando vuestra andadura con el trail debéis tener muy presente que se trata de una modalidad muy dura en la que, aunque seas corredor de asfalto, padecerás agujetas. Los desniveles obligan a los cuádriceps a trabajar duro en las bajadas y a los gemelos y glúteos en las subidas, mucho más que si el terreno fuese llano.

imagen-running

Debes olvidarte de los ritmos en los que se corre por asfalto; imposibles de alcanzar en montaña. Te encontrarás con pendientes de subida que deberás afrontar andando y bajadas que requieren velocidades muy rápidas. No te preocupes. 

Poco a poco adquirirás la destreza necesaria para correr sobre piedras, esquivar pequeños obstáculos naturales o zigzaguear por largas sendas que rara vez serán rectas. Acostúmbrate a aplicar muchos cambios de ritmo a la hora de pasar de un terreno a otro y atravesar pendientes de distintas inclinaciones. 

Es una actividad que requiere más tiempo para entrenar que el asfalto, ya que si vives en la ciudad tienes que acercarte hasta la montaña y el entrenamiento por ella hace que las horas se pasen sin darte cuenta.

Para evitar lesiones es importante que utilices una zapatilla específica con suela de tacos y goma adherente. Un  calzado más rígido en torsión te ayudará en las pisadas sobre terrenos irregulares. 

El mercado en este tipo de calzado ha avanzado mucho y cuenta con modelos resistentes a terrenos abruptos, ligeros y con buena amortiguación. Existen modelos de zapatillas de trail impermeables y transpirables que funcionan muy bien. 

Antes de realizar la compra de tus deportiva párate a pensar en si te vas a lanzar a correr por la montaña incluso en los días de lluvia o en si reservarás esta modalidad para la primavera. En eses caso puedes declinarte por un calzado sin membrana, más transpirable y normalmente de menor coste.

La ropa también es importante: en la montaña siempre hace más frío y necesitamos ir más equipados que por el asfalto. Recuerda que te puede pillar una tormenta en la cima o un viento fuerte ya que la climatología es más cambiante en estas zonas, por lo que debes estar preparado. 

El corredor de montaña debe ir provisto de una pequeña mochila, ligera y que se ajuste bien al cuerpo, agua, ropa impermeable, gorra, gafas de sol e incluso protección solar dependiendo de la época del año. Recuerda las tres capas de ropa: transpirable, térmica e impermeable y juega con ellas según la meteorología.

imagen-destacada2

Desde aquí os animo a todos a que os lancéis a disfrutar de una carrera por el monte. Respirad y sentid la libertad de la naturaleza bajo vuestros pies y seguro que repetís más de una vez.

Saioa Elaso

Apasionada del running  

Decathlon Capitol

: