Menú
0 463
5/5

¿Qué son los calambres musculares?

Los calambres son breves espasmos que se dan en los músculos provocando rigidez y dolor. Aunque estas molestias no suelen durar más de unos segundos, en algunos casos se pueden llegar a prolongar durante minutos, obligándonos a parar el ejercicio físico que estábamos realizando.

El dolor a menudo se calma en unos segundos o después de algunos minutos pero, muy ocasionalmente, puede durar 15 minutos o más. Se considera que los calambres musculares no tienen ningún efecto grave a largo plazo.

Aunque se pueden producir mientras practicas diferentes deportes, es en el ciclismo y otros deportes de resistencia en los que se dan con mayor frecuencia. Para evitarlos, lo mejor será saber qué factores los originan, para así intentar evitarlos en la medida de los posible.

¿Qué causan los calambres?

Aún se desconoce la causa exacta de los calambres, pero estas son algunas cosas que pueden causarlos:

  • Esfuerzo excesivo (distensión o uso excesivo de un músculo).
  • Deshidratación.
  • Falta de buen estado físico.
  • Falta de electrolitos (por ejemplo, sodio proveniente de la sal) en su dieta o una pérdida de electrolitos de su cuerpo, por ejemplo, debido a la sudoración.
  • Flujo insuficiente de sangre hacia sus músculos.
  • Hacer ejercicio cuando hace mucho calor.
  • Correr con una técnica incorrecta.

De todas estas, se cree que la principal causa es el esfuerzo excesivo, ya sea por hacer ejercicio más tiempo del habitual o a mayor intensidad. Esto explicaría por qué es común tener un calambre cuando se termina una actividad larga o exigente como una maratón o después de un ejercicio muy intenso como una carrera de velocidad.

Además, pueden ocurrir también cuando estamos en reposo (cuando dormimos). Estos molestos calambres pueden aparecer por la noche debido a un sobreesfuerzo que hemos realizado durante el día. Este sobreesfuerzo permanece un cierto tiempo, pues nuestro cuerpo no deja de funcionar de un momento a otro.

¿Qué hacer cuando ocurren?

  • En el momento en que aparece el calambre durante el ejercicio, lo primero que debes hacer es detener tal ejercicio. Dejar de hacer lo que te lo acaba de provocar.
  • En cuanto el dolor lo permita, estirar la musculatura (el sistema central envía un gran número de señales inhibitorias, reduciendo así los espasmos involuntarios).

Una vez que el calambre haya cesado, es conveniente no volver a reanudar el entrenamiento, reposar al menos de 24 horas y hacer un entrenamiento suave. La contracción muscular es muy fuerte y quizá pueden aparecer agujetas.

Captura de pantalla 2020-03-05 a las 17.49.29
Captura de pantalla 2020-03-05 a las 17.51.55

¿Cómo puedo evitar los calambres?

Al igual que con todas las lesiones, prevenir es mejor que curar. Es posible que los siguientes consejos le resulten útiles para evitar calambres antes de que ocurran:

  • Entrenamiento: Intente aumentar la intensidad y la duración de su entrenamiento de forma gradual. De este modo, su cuerpo tendrá tiempo de adaptarse al aumento de actividad.
  • Hidratación: Asegúrese de mantenerse hidratado mientras hace ejercicio ya que se cree que la deshidratación puede causar calambres. Si no nos hidratamos correctamente antes y durante el ejercicio, tendremos más posibilidades de padecer algún calambre. La pérdida de líquido corporal y, en concreto, de electrolitos, hace que las contracciones del músculo sean más frecuentes. Además de agua, empieza a tomar bebidas isotónicas que te permitirán reponer los electrolitos perdidos y te ayudará a evitar los calambres musculares y a retrasar la fatiga.
  • Reposición de electrolitos: Después del ejercicio, la reposición metódica de electrolitos puede ayudar a evitar los calambres musculares. Hacer ejercicio en climas calurosos o húmedos significa que es más probable que pierda más sales y electrolitos al sudar. En este caso, es posible que deba añadir sal a sus comidas o beber bebidas deportivas para reponerlos. Sin embargo, no debe hacer esto si tiene hipertensión arterial o problemas con su corazón o riñones porque demasiada sal puede contribuir a estos problemas. Pida consejo a su médico de cabecera.
  • Equipo: Use vestimenta adecuada para hacer ejercicio y asegúrese de que sus zapatillas le queden bien. Si usa equipos de ejercicios, cerciórese de que estén configurados correctamente para usted y que sabe cómo usarlos de forma segura.
  • Estiramiento: Es normal creer que estirar sus músculos reduce la probabilidad de sufrir lesiones, incluyendo calambres. Sin embargo, el beneficio del estiramiento antes y después del ejercicio no se ha probado. Si usted tiene calambres musculares con regularidad, consulte a su médico de cabecera o fisioterapeuta.
  • Auto-masajes: También se recomienda el hábito de incorporar herramientas tan sencillas de auto-cuidado como rodillos de espuma y bandas elásticas para masajear los músculos. Además de utilizar prendas de compresión, como medias o rodilleras que encierran el músculo y limitar la oportunidad de que reaccione y produzca un espasmo rápidamente.

Conclusión

  • Aumente su entrenamiento gradualmente.
  • Asegúrese de beber suficiente antes, durante y después de hacer ejercicio.
  • Use la vestimenta correcta y zapatillas que le queden bien cuando hace ejercicio.
  • Consulte a su médico de cabecera si tiene calambres con regularidad.

¡Cuida de tu cuerpo! ¡Es el único lugar que tienes para vivir!

Cristina García. Vendedora Fitness.

Si quieres descubrir todo el equipamiento necesario para combatir estos problemas puedes acceder a nuestro catálogo completo.

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.