Menú

Calzado de montaña ¿Caña baja o caña alta?

2 66
5/5

¿Caña baja o caña alta? La respuesta es más compleja de lo que aparentemente parece, ya que hay una gran variedad de calzado para la práctica del deporte de montaña. Esta diversidad existe para dar solución a la infinidad de terrenos que podemos encontrar y al tipo de actividad que vayamos a realizar:

  • Senderismo por terreno de montaña muy fácil, de distancia corta, poco desnivel y sin cargar peso (como una ruta de medio día por senderos naturales fáciles o pistas en buen estado).
  • Travesías de varios días por terreno de montaña fácil, de distancia larga, con un poco más de desnivel y cargando más peso (como podría ser el Camino de Santiago).
  • Trekking básico o moderado, en que las jornadas son también cortas y la mochila poco pesada, aunque el terreno es más difícil (ascensión a cimas de menos de 3.000 metros y de distancia de recorrido media).
  • Trekking avanzado, donde la dificultad es también más alta a causa del terreno y/o las condiciones: peso de la mochila, duración de la jornada, clima... (una travesía larga por senderos de alta altitud, como el GR20).
  • Montañismo o alpinismo, que consiste en subir a las cimas de las montañas más altas. Los terrenos suelen ser más técnicos y a veces es imprescindible un equipo para hacer frente a ciertas dificultades como la nieve, el hielo, paredes de roca... (ascensiones a montañas de más de 3000 metros y que, generalmente, implican dos días mínimo).

Por motivos de seguridad, comodidad y necesidades a cubrir, no es recomendable usar el mismo tipo de calzado para las diferentes actividades descritas anteriormente. En cuanto a la cuestión que quiere contestar esta publicación, ¿cuándo debemos utilizar zapatillas y cuándo botas?

Zapatillas de senderismo o trekking:

Este tipo de calzado es más ágil y flexible, con menos protecciones y con una suela menos agresiva. La caña baja nos deja el tobillo desprotegido tanto de torsiones, y aunque no parece tener importancia en terreno fácil o excursiones cortas, en una jornada larga, cuando empiezas a estar cansado, el soporte que nos da una bota es fundamental.

En consecuencia, las podemos usar para senderismo en salidas cortas, con buenas condiciones y con cero peso o muy poco.

Botas de senderismo y trekking:

Las botas de senderismo y trekking, por otra parte, son menos ligeras y ágiles. Nos proporcionan más estabilización y amortiguación cuando llevamos peso en la mochila. Además, nos protege el tobillo de torsiones y de los diversos elementos como la nieve, las piedrecitas, entre otros.

Así pues, se recomiendan para hacer travesías de varios días con peso o para rutas de durada larga o corta en terrenos más irregulares y técnicos.

Aun así, no olvidemos que hay diferentes alturas de caña:

    • Caña media: principalmente destinadas al senderismo (por ejemplo, son perfectas para el Camino de Santiago: camino fácil, pero con peso y jornadas largas consecutivas, o para excursiones fáciles por el Pirineo).
    • Caña alta: recomendadas para salidas de trekking en terrenos más abruptos y difíciles, donde necesitamos un buen agarre de todo el tobillo debido a las condiciones ambientales, el peso que cargamos y la distancia y desnivel de la ruta.

Botas de montañismo y alpinismo:

Las botas de montañismo y alpinismo son mucho más rígidas y están pensadas para terrenos abruptos y rocosos, además de tener un papel clave en invierno, ya que permiten acoplar perfectamente los crampones semirrígidos y rígidos (siempre se deben elegir en concordancia con la bota).

Este tipo de calzado está pensado para cotas altas, en condiciones adversas como invierno o terrenos muy escarpados, ya que al tener la suela rígida nos  permite ejercer la fuerza para trepar por paredes rocosas sin que la suela se doble.

En resumen, la mejor opción sería tener tantos tipos de calzado como modalidades de actividad hagamos, pero si solo vamos a tener un par para todo, es mejor estar preparado para las actividades más complejas, ya que requieren de un nivel mayor de seguridad. Aunque parezca incómodo, es mejor realizar una ruta de senderismo fácil con una bota de caña alta que un trekking técnico con una zapatilla, ya que la seguridad debe ser prioritaria.

Finalmente, aclarar que esta es una pequeña guía para todo aquel que tiene dudas sobre el tipo de caña que escoger, pero todo esto depende también de la forma física y la experiencia de cada uno. Podemos ver profesionales haciendo rutas duras de trekking en zapatillas pero, antes de imitar su forma de calzar, tenemos que valorar si verdaderamente nosotros podemos hacerlo.

Más adelante, en otra publicación, trataremos otros requisitos que debe cumplir el calzado de senderismo y trekking, como el agarre y la transpirabilidad/impermeabilidad.

¡LA MONTAÑA NOS ESPERA!

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
#2 MARTA SERRA
Autor de la publicación
Gracias por pasarte y leer mi post Romina, me alegro de que te haya ayudado. ¡Saludos!
#1 ROMINA PAPALEO
Post super útil para escoger el calzado perfecto para tus excursiones de montaña! Ya no me quedan dudas, muchas gracias Marta!!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.