Menú

Cómo elegir una segunda capa para la montaña

0 80
5/5

A la hora de realizar una actividad deportiva en la montaña es absolutamente imprescindible mantener el cuerpo a una temperatura adecuada. Esta tarea cobra más importancia en la temporada de otoño-invierno. Para conseguirlo, hay un elemento clave: la segunda capa de tu vestuario. En este blogpost te damos claves para una correcta elección de la misma.

Esta segunda capa tiene mucha importancia a la hora de controlar la temperatura corporal y mantener el cuerpo seco. Para poder escoger la opción perfecta, hay que tener en cuenta diferentes factores.

Antes de empezar... ¿qué es una segunda capa?

Para elegir correctamente esta prenda debemos saber qué es, qué funciones tiene y cuándo hay que utilizarla. Cobra importancia en las estaciones de otoño e invierno, es decir, en los meses de clima más frío. ¿Qué prendas pueden formar parte de lo conocido como "segunda capa"? Hay diferentes opciones.

El forro polar

Es el sustituto natural de la lana. Es un producto de mucha calidad y que destaca por su protección del entorno y su beneficio ecológico. ¡Algo muy importante a la hora de poner en práctica actividades en medios naturales! Existen diferentes divisiones en este producto:

  1. El forro polar clásico: Cuanto mayor es el gramaje del producto (100, 200, 300 gramos...) mayor es su grosor y su capacidad para mantener el calor. Sin embargo, cuanto más grueso el forro, menos suave y flexible es el producto. Es un material que se ha especializado en actividades como el descanso en montaña, senderismo o, sin ir más lejos, la vida cotidiana.
  2. Micropolar y nuevos materiales: Son polares muy finos que tienen muchas virtudes: es ligero, flexible y muy transpirable... ¡lo que provoca una gran libertad de movimientos! Tiene un gran ratio en peso/calor. Además, en los últimos tiempos, han añadido diferentes materiales que favorece la evacuación de humedad, al secado y a la agilidad en los movimientos.
Screen Shot 2019-10-25 at 11.33.48
Chaquetas ligeras rellenas de fibra o pluma

La aparición de estos productos ha facilitado una modernización a la hora de utilizar la segunda capa. Tiene diferentes virtudes que hacen que, actualmente, su uso este realmente extendido.

  1. Puede actuar como segunda capa bajo una tercera en caso de climas muy fríos y como chaqueta calorífica exterior, es decir, sin la necesidad de utilizar una tercera capa.
  2. Es muy versátil: ocupa muy poco espacio y pesa poco, algo realmente importante en actividades de montaña. Son más polivalentes, ligeras y adaptable que un forro grueso. Además, tienen su misma capacidad calorífica pero con un volumen menor.

Con este tipo de chaqueta podríamos hablar de un nuevo concepto: el sistema de 2'5 capas o doble segunda capa. El funcionamiento sería el siguiente:

  1. Una camiseta interior técnica como primera capa.
  2. Un micropolar como segunda capa.
  3. Una chaqueta rellena de fibra como tercera capa, siendo realmente una segunda capa.
  4. En caso de nieve o lluvia, una tercera capa real impermeable o transpirable.

Con este sistema, cambiamos el grosor y el volumen de nuestra segunda capa clásica por dos prendas que, combinadas, ocupan el mismo volumen. Pero, por el contrario, ofrecen mucha más agilidad y posibilidades de uso. Además, ofrecen una buena resistencia al viento, motivo por el cual, a pesar de ser la capa calorífica, también podemos usarlas como capa exterior ante el viento, no ante la lluvia.

Sin embargo, también tiene algunos inconvenientes. Si usamos esta chaqueta a la manera tradicional (como 2ª capa), perdemos transpirabilidad, sobre todo en aquellas diseñadas para temperaturas más frías y que tienen más relleno. De hecho, son menos transpirables, en este caso, que un polar clásico. Si las empleamos como segunda o tercera capa, son perfectas como deportes aeróbicos como el trail running o el esquí de travesía.

Screen Shot 2019-10-25 at 11.43.59
El shoftshell

El softshell fue creado por sus fabricantes para conseguir una segunda capa que fuera cómoda, elástica, resistente y con una protección mediana contra la humedad. De este modo poder usarla sobre la primera capa sin necesidad de una tercera en situaciones de lluvia, nieve fina, viento o en actividades con roce como el alpinismo o la escalada.

Actualmente, muchos alpinistas utilizan esta capa Softshell a modo del "sistema 2'5 capas": una capa, una segunda capa fina y la capa Softshell. Después de dos décadas desde su creación, existen diferentes modelos:

  1. Los hay que imitan a las segundas capas y los que imitan a las terceras.
  2. Gruesos y con alta protección o ultraligeros.
  3. Unos para situaciones de nieve en invierno y otros modelos diferentes.

Eso sí, todos ellos son cortavientos y menos transpirables que el resto de modelos de segunda capa de los que hemos hablado. Una de las combinaciones más utilizadas ahora mismo es un Softshell con una tercera capa ultraligera que llevaríamos en la mochila para casos necesarios.  

Screen Shot 2019-10-25 at 11.49.05
Screen Shot 2019-10-25 at 11.49.44

Si quieres conocer todos nuestros productos, visita nuestro catálogo completo

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.