Menú

Blogpost de montaña con Álvaro Lozano, capítulo #2.

2 88
5/5
Álvaro y yo.

Hola a todos, como ya están viendo empieza a ser una costumbre esto de subir a la montaña, cada vez con más frecuencia. Esta vez el tiempo era el que anhelábamos, cielos despejados, frío, soleado, y sin nubes... día perfecto para continuar con esta serie de capítulos en la montaña. Anteriormente la niebla se había sumado como un miembro más de nuestras salidas, pero no siempre se tiene que venir ¿no?

Esta vez tras muchos intentos de querer y no poder cuadrar para subir a la montaña, ambos teníamos el mismo horario de trabajo, un 6-14 de manual, perfecto para hacer lo que habíamos hablado y teníamos ideado. En esta ocasión se sumó un amigo y compañero de la fotografía (Javier Alexandre, Javi para nosotros claro), especializado en fotografía de coches, @ramosbalance es su cuenta donde comparte sus trabajos de coches. Tras ver varias de nuestras fotos en nuestras redes sociales y lugares que visitamos le picó la curiosidad de venir para ver esto que nosotros generamos y que genera a su vez la pasión por la naturaleza, fue probar y querer repetir por su parte. 

Como no, quedamos en Decathlon Telde para empezar la aventura, mochilas llenas, baterías 100%, tarjetas vacías y filtro del objetivo bien limpio. Como ya no me considero un ‘’novato’’ montañero iba preparado para no pasar frío como en las veces anterior, vamos aprendiendo siempre, para ello también tenemos a Álvaro y sus consejos. En este caso el novato paso a ser nuestro amigo Javi con sudadera, chandal y calcetín invisible. Auténtico soldado haber aguantado hasta el final sin mostrar un ápice de frío. 


Una vez dentro del coche pusimos rumbo a la cumbre.


Cuevas Blancas.
Álvaro.
Álvaro.
Cuevas Blancas.
Javi disparando.
Javi y yo.
Álvaro.
Javi y yo.

Salimos del trabajo dirección cumbre con la cabeza puesta en Taidía (811 metros), yo desconocía incluso el nombre de este lugar como para saber donde estaba, antes pasábamos para que Javi viese a vista de pájaro La Caldera, pasamos por la presa vacía de Cuevas Blancas, todo el verde del suelo, el entorno y el gigante muro (hecho por la mano humana) que divide la presa siendo esta de las más grandes construidas en la isla con 16 metros de altura sobre el cauce y 29,30 metros en su totalidad, con capacidad para 750.000 m3... verla llena tiene que ser algo increíble. Seguimos ascendiendo para ver La Caldera desde su punto más alto, créanme cuando les digo que al asomarme me quede fuera de todo al mi alrededor, no puedo describirlo sinceramente, era verlo todo en una sola mirada. Una vez que volví al mundo real mi cabeza solo generaba fotos e ideas, motivación con la prisa de que el tiempo corre y nuestro final era Taidía a la cual se llega caminando y tras media hora mas o menos de caminata. Las fotos arriba son una pequeña muestra de lo acontecido.

Mientras Álvaro nos contaba las ventajas del pantalón que estaba usando y las botas, una review completa de estos productos mínimos para moverte por estos lares:
.- Botas TREK 500
.- Pantalón TREK 500

Vuelta al coche con las fotos hechas... algo de ir con amigos es que las conversaciones por el camino vuelan, el tiempo vuela y cuando me quise dar cuenta ya Álvaro me estaba diciendo que antes de esa curva cerrada de derecha aparcaríamos el coche, justo, había un solo hueco para un coche, el mío, ir entre semana tiene sus ventajas también.

El camino.
Revisando.
Pantalón Quechua.
Botas.

Solo una entrada para llegar al punto ideado de Taidía, sin señales que marcasen que ahí estaba, más bien un camino privado con cadena. Veía el sol caer cada vez más rápido y le pedí a Álvaro que apresurásemos el paso o no cogeríamos la hora dorada para las fotos, a todo esto me dice que mínimo son 20 minutos de camino a paso rápido, claro, mínimo 20 minutos sin que yo me pare para ver todo lo nuevo que estaba viendo y que nunca había visto, eso quiere decir que me veía obligado casi a disparar caminando y rápido. Los minutos pasaban mientras nosotros caminábamos por una carretera de tierra que parecía un safari, un show ver los caminos hechos con los paisajes mimetizados con el marrón de la carretera, Álvaro y yo ya imaginábamos el poder meternos en esta carretera con algún 4x4 viejo, entre más viejo mejor, el dron sobrevolándonos y mucha imaginación como están leyendo. 

A lo lejos ya nos indicaba nuestro guía que en aquella cima de montaña era nuestro punto final, yo solo hacia por intentar caminar sin pararme a observar todo lo que me regalaba mi alrededor. Llegados arriba, Pico de Las Nieves junto al Pico de La Gorra a nuestra derecha, la caseta forestal nítida ante nosotros y su acantilado final parecía como si estuviese pintado... Vista al frente el ocaso del sol, el naranja perfecto cayendo por las montañas, vista abajo el famoso Risco Blanco (espacio natural protegido, paredes fracturadas y acantiladas de color blanco puro, Álvaro nos decía que ya el había estado caminando por el) yo claramente desconocía este risco y curiosamente pertenece al sur de la isla, se me sigue haciendo raro subir a la cumbre y según hacia donde mires puedas ver el sur, incluso no solo el sur sino varios puntos diferentes de nuestra isla. A todo esto Álvaro iba nombrando los pueblos que podíamos ver desde este punto mientras señalizaba con el dedo cada uno de ellos, por si fuera poco también domina la orientación...

El haber podido disfrutar de este regalo de día, con este ocaso sentados en una cima, mirando hacia el frente mientras el sol se escondía ha sido algo de mucho valor para mi, de mucha paz sobre todo, pero no todo quedó ahí mientras el sol se escondía por mi derecha, a mi izquierda el cielo se volvió rosa y azul, esto ya lo había vivido otras veces desde mi casa, pero nunca desde tan arriba sin contaminación lumínica y en silencio... No contaré más dejaré las fotos y con esto diré que esto era TAIDÍA.

Gracias por leerme.

Safari Taidía.
Camino.
Álvaro.
Yo.
Naranja.
Fondo.
Rosa.
Felicidad.
Álvaro.
Javi y yo.
Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
#2 AGUSTÍN ECHEDEY RODRÍGUEZ
Autor de la publicación
Más será el nuestro Saul, ya estás apuntado para la próxima los handicaps de horarios e hijos déjalo en nuestras manos !! Un abrazo (L).
#1 SAUL PADRON
Muy buen post equipo!! Espectaculares fotografías de nuestra tierra! Ahora más que nunca se echa de menos nuestra naturaleza. Siempre es un placer conocer de vuestras aventuras ;)

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.