Menú

VIAJE A MARRAKECH Y DESIERTO DE MERZOUGA (SÁHARA)

5 241
5/5

Nuestra aventura:

Este febrero realizamos un viaje de 5 días con destino a Marrakech y sur de Marruecos con el fin de descubrir un montón de lugares increíbles que allí nos aguardaban.

PRIMER DÍA.

Comenzamos la aventura y llegamos al aeropuerto de Menara (Marrakech), después de pasar los controles pertinentes llegamos a nuestro Riad, con el fin de dejar nuestras mochilas y ponernos a conocer la ciudad.

Llegamos a la plaza de Jemáa el F´naa, declarada Patrimonio de la Humanidad y nada más llegar te sorprendes de la cantidad de personas y puestos que componen ese impresionante zoco y la vida que hay en esa amplísima plaza. Hay multitud de puestos de todo tipo, para poder comer, de artesanía,... y los edificios que rodean la plaza están llenos de restaurantes de todo tipo. Por la noche la plaza cambia radicalmente y muchos de los puestos se llenan de luces lo que lo hace más especial.

Cerca de la plaza se encuentran un montón de monumentos, uno de los más importantes es el minarete de la Koutobia (S.XIII), hermana de la Giralda de Sevilla y de la inacabada Torre de Hasan en Rabat, que sorprendentemente forman una línea recta si lo mirásemos en un mapa.

20200303_200256
Screenshot_20200317-174702__01

SEGUNDO DÍA.

Empieza el segundo día, nos montamos en el coche y atravesamos las montañas del Alto Atlas. Es una carretera de montaña llena de curvas mediante la cual podemos apreciar que va cambiando el paisaje, dejándonos vistas impresionantes de terrenos cada vez más áridos pero con valles llenos de vegetación y poblados. Es realmente asombroso ya que se mantiene a lo largo de prácticamente todo el recorrido.

Paramos en una zona del Alto Atlas, Tichka (2260 m de altitud) para tomar aire y hacernos unas fotos con el impresionante paisaje y seguimos nuestro camino hacia Ait Ben Haddou. Se trata de una Kasbah, una ciudad fortificada de origen bereber, cuya finalidad es defenderse de las inclemencias meteorológicas. La verdad es que son increíbles las vistas de la ciudad, que está considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y no es de extrañar que se hayan filmado muchas películas, como por ejemplo en Gladiator, Juego de Tronos... 

Seguimos el enrevesado camino hacia el Valle del Dadés y observamos el palmeral de Skoura por el camino. Paramos para realizar fotos del valle ya que sus carreteras dibujan singulares y estéticos recorridos entre sus escarpadas paredes. Descansamos en un hotelito en el mismo valle y pudimos pasear por el pueblo observando como es la vida diaria allí.

20200304_121102
20200304_140932
Screenshot_20200317-184157
44D748F6-7021-488D-82D8-2E539FF5C705

TERCER DÍA.

Comenzamos la ruta hacia el desierto, por el camino nos encontramos con las Gargantas del Todra, un rinconcito dentro del mismo valle con un singular encanto, ya que te encuentras paseando entre dos impresionantes paredes verticales una a cada lado del río, con algún puesto y viviendas.

De camino a nuestro campamento en el desierto nos acercamos al mercado de Rissani, un mercado tradicional que se realiza días alternos en el que participan un montón de lugareños. Me quedé sorprendida de la cantidad de puestos que había en mitad del desierto, desde mercado de ganado, pescado, carne, artesanía, herrería, especias... hasta un parking de burros, dado que muchas de las personas que estaban allí lo utilizan como medio de transporte. Habeís leído bien, había pescado en el desierto si...

Sin dejar atrás mis ganas de llegar al desierto, me hubiera pasado mucho más tiempo descubriendo los millones de puestos del mercado, pero aun quedaba mucho camino por recorrer. Otra vez se había ido observando un cambio en nuestro camino, pasando de las montañas hasta llegar a un terreno mucho más plano pero lleno de dunas, eso sí.

Llegamos a nuestro campamento en el Desierto de Merzouga, dimos unas vueltas entre las dunas con quads, lo cual merece mucho la pena, ya que te permite disfrutar de las dunas y como no podía ser de otra manera nos acercamos a nuestros amigos los dromedarios para dar una vuelta y ver atardecer. Esperando la puesta de sol, disponían de unas tablas de snowboard, una de ellas Quechua para tirarnos por las dunas haciendo sandboard, muy divertido.

La noche en el campamento en el desierto entre las dunas Erg Chebbi es muy divertida, a parte de poder ver el cielo lleno de estrellas, dormimos en unas jaimas bereberes y nos unimos a la "fiesta bereber" con un montón de personas de un montón de nacionalidades con las cuales compartimos las impresiones que nos había generado nuestra visita al desierto y tocamos los tam-tam. 

20200305_180349
20200305_145853

CUARTO DÍA.

Llega el amanecer y después de caminar durante un rato por las dunas nos paramos a observarlo ya que es un momento especialmente interesante.

Después de coger fuerzas nos disponemos a comenzar nuestro largo viaje de vuelta hasta Marrakech, prácticamente se tarda todo el día en volver a cruzar el Alto Atlas por la misma carretera llena de curvas con sus correspondientes paradas a tomar café y alimentarnos, eso sí.

Pasamos por Atlas Corporation Studios de Ouarzazate, los estudios de cine en los cuales se han rodado centenares de películas que conocemos, pero no paramos por falta de tiempo.

Llegamos de vuelta a nuestro riad, que se trata de un hotel en una casa árabe con patio interior alrededor del cual se distribuyen las zonas comunes, es algo más familiar que un hotel ya que suelen tener menos habitaciones. Salimos de nuevo a pasear por la famosa plaza y ver los espectáculos y puestos que lo conforman.

Si alguno se anima a visitar Marruecos no puede irse sin probar comida preparada en un tajín, se trata de un utensilio de cocina, la mayoría de cerámica en el que se cocinan diferentes platos al fuego y es típico del norte de África.

IMG_20200305_141218
20200303_211412

QUINTO DÍA.

Último día de viaje, acabando los últimos cartuchos seguimos conociendo Marrakech, damos un paseo por el Mellah, barrio judío, el Palacio Bahía, la farmacia bereber ... y seguimos conociendo un poco su historia.

Aun disponemos de algo de tiempo y decidimos ir a visitar los Jardines de Majorelle, están algo alejados así que decidimos coger transporte hasta allí, son bonitos pero están algo masificados y no puedes disfrutar de ellos como te gustaría.

No he mencionado aun los tés, partiendo de la base que no soy muy aficionada, he de reconocer que están muy buenos y sientan muy bien, además de combinarlos con los dulces marroquíes que están buenísimos, no podéis dejar de  probarlos. Una de las cosas que sí me han quedado pendientes para la próxima vez que vuelva sería la visita a un hammam,  que es un baño típico árabe y es una experiencia por descubrir.

Y llegó el momento de partir hacia el aeropuerto y volver a casa con un buen sabor de boca. Me ha sorprendido muy gratamente este viaje en todos los aspectos, tanto a nivel paisajístico como la amabilidad de todos con los que me he relacionado. Así que, sin duda, es un destino que os animo a conocer sin olvidarnos del paraje estrella que es sin duda el Sáhara o desierto en este caso, marroquí.

RECOMENDACIONES.

Antes de viajar a cualquier país, es importante que te informes de la documentación necesaria para poder acceder sin problema y revises con tiempo que está en vigor. En este caso necesitamos el pasaporte con vigencia de 6 meses al menos como en cualquier país.

Es recomendable realizar un seguro médico, ya que es improbable que ocurra algo pero es aconsejable ir siempre cubierto ante cualquier circunstancia.

El cambio de moneda podéis realizarlo allí, en la misma plaza de Jemáa el F´naa hay un montón de casas de cambio en las que sale mejor que incluso en el aeropuerto y puedes ir cambiando prácticamente a medida que lo necesites.

En cuanto a que ropa debemos llevar, tenemos en DECATHLON una sección especializada en trekking de viaje y más concretamente en trekking en el desierto. Son prendas transpirables, con protección solar, un colorama adaptado al entorno y aplicadas a este tipo de actividades por el desierto, desde mochila, turbante, pantalones, camisas,... recomiendo llevar alguna camiseta térmica, una chaqueta de plumas para dormir en el desierto ya que hay bastante oscilación de temperaturas entre el día y la noche y un frontal para moverte entre dunas al amanecer. Por otro lado, yo llevé un spray repelente de insectos Forclaz Deet 30%, crema solar, gel hidroalcohólico de manos y un botiquín que acostumbro a llevar siempre en mis viajes.

A modo curiosidad en la web hay vídeos de cómo ponerse el turbante además que en el mismo viene una etiqueta con los pasos, lo cual está genial. 

Os pongo enlace con los artículos disponibles de trekking en el desierto:

https://www.decathlon.es/es/search?Nes=teekking%20en%20el%20desierto&max_files=50&sort_by=

desierto forclaz
mochila
Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
#5 ALVARO SANTAMARÍA
Bonito viaje montañera¡¡ Muchas gracias por compartirlo
#4 CRISTINA RÁBANOS
Gracias Sandra por hacerme soñar con esta publicación, gracias por los consejos.
#3 SERGIO LIÑARES
Súper útil para mi próximo viaje ¡ gracias Sandra !

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.