Menú
0 57
5/5

Vivaquear con niños es una actividad muy entretenida para niños y mayores, en la que se tienen nuevas experiencias. Se despiertan todos los sentidos cuando llega la noche y nos encontramos solos en la naturaleza viendo las estrellas y escuchamos toda clase de sonidos nuevos y misteriosos. 

Para los pequeños es una gran aventura, dormir fuera de casa encima de una esterilla, cocinar en un hornillo, observar cómo se disfraza la naturaleza cuando cae la noche, dormirse viendo las estrellas  escuchando a la naturaleza y despertarse con las primeras luces y esperar a que caliente un poco el sol para poder salir del saco. 

Para los mayores es una pequeña aventura llena de incertidumbres si vivaqueas con niños. No sabes cómo se comportarán, sabes que no puede salir nada mal, sobre todo si son muy pequeños, una tormenta imprevista, una bajada brusca de temperaturas o una fuente seca, puede hacerte pasar una muy mala noche y una muy mala experiencia para los niños que puede hacer que no quieran repetir.   vivac-montana-excursion-decathlon Para intentar que la experiencia sea lo más gratificante posible para los más pequeños os propongo unos consejos. Lo primero de todo es elegir el lugar donde vamos a dormir; debe ser un lugar agradable y que cumpla al menos con estos cuatro requisitos: 

explanada grande (sobre todo si los niños son muy pequeños),  protegido del viento, con agua cerca para beber y con algún sitio cerca para refugiarse en caso de tormenta (natural o artificial)

Otros requisitos importantes pero no obligatorios son que empiece pronto a dar el sol para calentarnos a primera hora pero con posibles sombras para refugiarse de él y alejarse del ganado para no tener imprevistos. Otra elemento muy importante es no pasar frío

Para ello los primeros vivacs con niños deben ser en la época estival, con previsión de cielos despejados para evitar tormentas. Debemos llevar ropa de abrigo (mínimo un forro polar y camiseta de manga larga) aunque sea verano cuando se vaya el sol hará frio, un saco adecuado para el rango de temperaturas a las que vayamos a dormir y unos aislantes/colchonetas para protegernos de la humedad y frío del suelo. 

La distancia del lugar de partida al lugar donde pernoctaremos debe ser acorde a las fuerzas de los niños, deben llegar sin quejarse demasiado y con fuerzas y ganas para volver al día siguiente, si no el regreso se nos hará muy duro a todos y peor aún, se llevarán un mal recuerdo por haber pasado una última media hora mala. 

La hora de llegada al lugar de pernocta no es importante, mientras lleguemos con luz para que los niños puedan reconocer el terreno antes de que oscurezca y no vean “monstruos” donde no los hay. 

El transporte del material de vivac, comida, agua, abrigo etc….lo llevaremos en mochilas (una por persona), olvidaros de bolsas de mano, por muy corto que sea el desplazamiento. Los más pequeños es aconsejable que lleven una mochila pequeña con medio litro de agua, un forro polar y algo de comer ligero que les motive (barritas de cereales, frutos secos), poco peso pero serán autónomos y nos quitarán algo de carga. 

Los niños más mayores pueden llevar más peso, pero sin pasarse…están desarrollándose.Comida que no falte, aunque vuestros hijos sean de los que no comen os asombraréis cuando empiecen a comer y os dejen sin comida. Con el esfuerzo de la excursión los nervios e incertidumbre de lo que vendrá comen mucho y beben, así que no escatiméis en comida, bajareis vacíos. 

Podéis llevarla preparada o podéis cocinar. Llega la noche y no pueden faltar luces, una por individu@ y a ser posible un frontal (luz que se ajusta a la cabeza), los niños podrán jugar y se sentirán más seguros, y los adultos estaremos más tranquilos porque mientras tengan las luces encendidas sabremos donde están. Es la hora de meternos en el saco, por si teníais alguna duda los niños se dormirán enseguida, a los adultos nos toca dar vueltas, la próxima vez subiremos con una colchoneta más cómoda… que envidia dan... 

Otro elemento indispensable para toda salida con niños es el botiquín y si encima vamos a pasar dos días fuera la probabilidad de usarlo se multiplica. 

Estos son algunos de los consejos para que el vivaqueo con niños salga bien, no podemos controlar todo, las tormentas y las bajadas de temperaturas imprevistas no entienden de partes meteorológicos, así que lo único que podemos hacer es ir bien preparados y disfrutar. ¡Hasta otra!  


Contenido elaborado junto a apasionados del trekking de Decathlon. 

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.