Postura del vídeo 10: La vela

Comentarios 0 58 -/-
FacebookTwitterEmail

La vela o Sarvangasana

La asana de la vela o Sarvangasana, es una de las posturas reinas del yoga, siempre suele realizarse en cada sesión por ser básica y muy efectiva, no sólo para el cuerpo, sino que también para calmar la mente. Esto es gracias a la inversión que facilita el retorno venoso y nutre al cerebro.

Si nos fijamos en la postura, debemos de prestar atención a nuestra garganta por la presión a la que la sometemos. Por lo tanto, a través de la vela estimulamos el quinto chakra, chakra vishuddha. Este chakra está relacionado con la comunicación y la transmisión de los pensamientos y sentimientos; hacerlos salir, exteriorizarlos. Al estar localizado en la zona del cuello hace de unión entre los chakras inferiores y los superiores, sirviendo de puente entre nuestros pensamientos y nuestros sentimientos, intentando encontrar coherencia.

Si hay un funcionamiento armónico de este chakra no tienes miedo a expresarte y lo haces de una manera clara y sincera. Además, muestras confianza en ti mismo, al revelar tus debilidades y mostrar tus puntos fuertes. Si hay un funcionamiento inarmónico, te cuesta expresarte, reprimes tus emociones y sentimientos; dando una imagen de excesiva fortaleza.

Las personas que sufren a menudo problemas en la garganta, como afonías o afecciones, tensión muscular en la parte alta de la espalda o tortícolis; puede deberse a somatizaciones físicas de un desequilibrio del funcionamiento del quinto chakra. Pasamos al análisis de la asana. Los pasos a seguir para su ejecución son los siguientes (estos están apoyados gráficamente por un vídeo):

  • Nos acostamos boca arriba, con las piernas y los brazos estirados, palmas sobre la esterilla.
  • Lleva el mentón hacia la garganta, imagina que tienes una pelota de tenis bajo el mentón y que tienes que sujetarla. De esta forma, estiras las cervicales y todo el eje vertebral.

  • Inhalamos y levantamos las piernas de la esterilla hasta su verticalidad. En la misma inhalación, empujamos con nuestras manos hacia el suelo para llevar las piernas por encima de nuestra cabeza, separando la zona lumbar y parte de la zona dorsal de nuestra columna vertebral del suelo. No olvidarse de mantener en contracción la zona abdominal.

  • Exhalando, flexionamos los codos y colocamos nuestras palmas sobre la región lumbar con los dedos estirados y separados. Muy importante aquí que los codos no se separen ni se abran, que estén paralelos o casi paralelos.

  • Al inhalar vamos con nuestras piernas hacia el cielo, buscando la verticalidad.
  • El peso de nuestro cuerpo se reparte entre nuestros brazos y nuestra cintura escapular, el cuello y cabeza quedan relajados. De todas formas, no debemos mover la cabeza cuando entramos en la postura.

  • Mientras estamos en la postura, acordarse de mantener en tensión el abdomen, glúteos y piernas.
  • Para deshacer la postura, será durante una exhalación, de forma controlada y lenta. Recomiendo llevar las piernas por encima de nuestra cabeza para bascular el peso hacia nuestra cadera e ir apoyando la espalda. Así, hacemos que el peso del cuerpo no vaya hacia el cuello.

  • Estira las piernas y favorece su retorno venoso, siendo muy beneficioso para la gente que padece de varices.
  • Fortalece la musculatura de la espalda, de los brazos y las manos.
  • Activa y fortalece la musculatura abdominal.
  • Nutre órganos internos, el corazón y el cerebro a causa de la inversión.
  • Estimula las glándulas tiroides y paratiroides por la presión en el cuello, regulando el metabolismo.
  • Alivia el asma y problemas respiratorios.
  • Cuidado a la hora de ejecución si tenemos problemas en el cuello.
  • Con dolor de cabeza intenso. Esta asana puede aliviar los dolores de cabeza por la posición de la barbilla que hace que se regule la cantidad de sangre que recibe el cerebro, pero aún así, si es un dolor intenso mejor no practicarla.

Antes de terminar con el post podréis ver las fotos de modificaciones de la vela. Las dos primeras son menos intensas y preparatorias para llegar a la postura en sí.  Y las otras dos son asanas más avanzadas. Postura de la velaPostura de la velaMaterial: BolsterPostura de la velaPostura de la vela

Y hasta aquí el post de hoy. Recordaros que para la práctica de asanas de inversión os va a ser más cómoda una esterilla algo más gruesa. Ahora llega el momento de la práctica y de sentir los maravillosos beneficios de esta asana.

¡Espero comentarios yoguis! Para más información, también puedes consultar nuestro catálogo de Yoga

Paz y amor, Namasté. 

Noemí Castro Fernández 

Apasionada de Fitness  

Decathlon Lugo

: