Menú

Descubre el Yoga para Embarazadas

1 175
5/5

Existe una práctica de yoga concreta y específica para mujeres embarazadas, denominado yoga para embarazadas o yoga prenatal. Las sesiones se centran en técnicas de respiración y posturas físicas que ayudan a las mujeres embarazadas antes, durante y después del parto.
Los profesores brindan a las yoguis embarazadas diversos apoyos para ayudarlas a practicar cómodamente posturas en las que trabajan fuerza y flexibilidad, y así prepararlas mejor para el momento del parto. Por eso, este tipo de prácticas ayudan a la futura mamá a sentirse más activa y en forma durante todo el embarazo.

Mujer embarazada practicando yoga prenatal con pantalón premama
Profesora ayudando en clase de yoga para embarazadas

¿Puedo praticar yoga para embarazadas?

Lo primero es saber cuándo una mujer puede realizar yoga para embarazadas:

  • Si practicaba yoga antes, puede seguir practicando Hatha o Vinyasa pero siempre adaptando las posturas (asanas) necesarias, incluso si todavía no es visible la barriga. 
  • Si no practicaba yoga antes, es mejor esperar a estar en el segundo trimestre (a partir de la semana 15). 

Aunque una mujer embarazada puede ir a una clase de yoga normal, lo más adecuado es avisar al profesor/a para que pueda darle indicaciones y adaptaciones, pero lo más recomendable es ir directamente a una clase específica de yoga para embarazadas

La práctica de yoga prenatal es muy similar a una clase de Hatha habitual, con la diferencia de que las posturas se adaptan o modifican para que sean más accesibles para las mujeres embarazadas, obteniendo los mismos beneficios que la asana normal. Las modificaciones se hacen para reducir molestias que pueda haber en la zona lumbar y la pelvis, pero lo prioritario es buscar siempre espacio para la barriga, y bajo ningún concepto, comprimir la zona abdominal, activar los músculos abdominales o hacer posturas boca abajo.

Se hace especial hincapié en buscar la comodidad y la estabilidad en todas las posturas, tanto de pie como con las rodillas en la esterilla, por lo que puede ser muy confortable utilizar mantas o accesorios como bloques en determinadas posturas.
Es clave aprender a escuchar al propio cuerpo, que será quien indique cuándo y cómo parar, por eso la finalidad de la práctica es adaptarla al nuevo cuerpo, siguiendo el sentido común. 

Mujer practicando yoga para embarazadas con profesora
Mujer embarazada haciendo yoga prenatal con camiseta amplia

Beneficios del Yoga para embarazadas

A NIVEL FÍSICO:

  • Aumenta la fuerza muscular, la resistencia y la flexibilidad para el parto.
  • Mejora el sueño porque potencia la relajación.
  • Ayuda a relajar zonas donde se suele acumular tensión, por ejemplo, aliviando el dolor de la zona lumbar.
  • Ayuda a crear espacio en zonas donde será necesario, como caderas y pecho. 

A NIVEL MENTAL:

  • Reduce el estrés y la ansiedad gracias a los ejercicios de respiración.
  • Mejora la concentración en la respiración y en los movimientos.
  • Promueve la relación con el bebé y la autoestima de la mamá.

Además, no hay que olvidar que las clases de yoga para embarazadas son una oportunidad para conocer a otras mujeres embarazadas y conversar con ellas para ampliar el círculo de personas que te entienden y te apoyan durante todo el proceso. 

En resumen, practicar yoga durante el embarazo solo puede ser una buena idea.

Lo imprescindible para tu clase

  1. Ropa cómoda
    • Pantalón de premamá o con la cintura adaptada es la mejor opción, porque aseguras elasticidad y comodidad en las piernas, así como adaptabilidad en la zona de la barriga sin presión ni molestias. 
    • Camiseta amplia, que no se mueva en las posturas y que tenga una parte trasera más larga para asegurar que cubre la zona lumbar y el glúteo.
  2. Esterilla
    • Cómoda y gruesa de 8mm, para asegurar el confort en las posturas donde se apoyen las rodillas y las muñecas, así como en las tumbadas boca arriba o de lado.
  3. Accesorios
    • Bloque de espuma, para sentarse encima en las posturas de relajación o para colocar en la zona baja de la espalda y elevar las piernas hacia arriba.
    • Manta, para colocar debajo de las rodillas o de las caderas y sentir un apoyo más confortable. Y también muy útil para taparse al final de la clase y no coger frío.
Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
#1 Comentario eliminado

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.