No sin mi correa

Comentarios 0 4 -/-
FacebookTwitterEmail

Hoy os hablo de una serie de ejercicios muy simples, rápidos y fáciles de hacer para mejorar nuestra flexibilidad. Hace un tiempo estaba súper agarrotada y después de mis entrenamientos necesitaba un plus de estiramientos. En ese momento descubrí la correa como una herramienta que me alivia mucho en estas sobrecargas. Solo basta con unos minutos y dan energía extra a nuestro día.

No sin mi correa

¿Qué vamos a utilizar?

Nos podemos ayudar de una correa específica para yoga o incluso utilizar el cinturón del albornoz, sus principales funciones entre otras cabe destacar que potencia las posturas, para llegar más lejos en su ejecución, y permite no separar las piernas en ciertas asanas (por ejemplo, la pinza). ¡Vamos allá!

No sin mi correa En un primer momento vamos a empezar con las extremidades superiores - brazos:

  1. Cogemos la correa con la mano derecha y la pasamos por la espalda.
  2. Levantamos el brazo derecho e intentamos colocarla entre las escápulas, el codo debe mirar hacia arriba, lo más vertical posible.
  3. El brazo izquierdo gira hacia atrás en búsqueda de la correa, ayúdate del agarre y ve acercando si puedes ambas manos.
  4. Otro nivel si veis que no os ofrece dificultad sería probar a hacerlo sin correa y probar a entrelazar ambas manos.

No sin mi correa

Aguanta unos 20-30 segundos en esta posición, suelta la correa con suavidad e invierte los brazos. Con este ejercicio tonificamos nuestros brazos y hombros.

No sin mi correa

Ahora toca trabajar la extremidades inferiores - piernas:

  1. Nos sentamos en el suelo con las piernas juntas.
  2. Cogemos la correa con ambas manos y la hacemos pasar por la punta de los pies.
  3. Una vez manteniendo el agarre, con la espalda erguida, tensamos la correa y nos la traemos hacia nosotros.
  4. Este ejercicio nos ayuda a mejorar la postura del barco.

Trabajamos y potenciamos la elasticidad de las piernas y la columna vertebral. Aguanta unos 20-30 segundos en esta posición y suelta la correa con suavidad. Estos ejercicios los podemos relacionar con la constancia, superación y esfuerzo con el fin de conseguir nuestros objetivos con pequeñas acciones. Granito a granito formamos una montaña y podemos conseguir que sea estable y sólida. Namasté.

Patricia Grilo García 

Apasionada del yoga 

Decathlon Jerez de la Frontera

: