Yoga y postparto

Comentarios 0 50 -/-
FacebookEmail

Conoce las distintas sesiones de Yoga en época de postparto

Si te encuentras en época de postparto o eres una mujer embarazada puedes continuar asistiendo a las sesiones, sólo evitarás alguna que otra asana. En el post os hablaré más al detalle sobre este momento. Ten en cuenta que el yoga se puede adaptar a la situación personal de cada uno/a.


¿Puedo practicar deporte o alguna actividad física mientras estoy embarazada o en época de postparto? Ésta es una de las preguntas que se cuestionan muchas mujeres. Si el embarazo es sin complicaciones, podría seguir con su día a día, y esto significa, que puede continuar asistiendo a sus sesiones de yoga o iniciarse en el yoga. Simplemente, debe de avisar al profesor o a la profesora porque sí que tendrá que evitar alguna asana, como pueden ser:


  • Posturas en tendido prono.

  • Torsiones más intensas.

  • Lugares donde haya mucha tensión o extensión abdominal.


De todas formas, durante la práctica de cualquier asana es muy importante realizarlas con suavidad y precaución.

La práctica regular de yoga hará que mantengas tu flexibilidad, tu fuerza y un equilibrio psíquico, aprendiendo a relajarte, a controlar tus nervios y a aceptar los cambios que vienen. Todo esto es muy importante para afrontar el gran cambio, tanto a nivel físico (aumento de peso) como a nivel emocional por los cambios hormonales tan fuertes.

En el postparto, durante la cuarentena, no se aconseja la práctica de actividad física, e incluso hasta pasados los tres meses no se recomienda. Lo que sí resultaría beneficioso son ejercicios de respiración, relajación y meditación; para aislarse del día a día y tener un momento para tí misma, escuchar tu cuerpo, tu mente y encontrar tu paz interior. Personalmente, después de dar a luz, recomiendo que se vaya a una persona formada para comenzar la actividad física de forma segura, como son los fisioterapeutas. Es muy importante ser pacientes y empezar de forma gradual con el ejercicio, escuchando el cuerpo y de forma suave, evitando así futuros problemas de salud, como pueden ser pérdidas de orina.

Una vez pasados los meses de precaución y siguiendo los consejos de los profesionales, podremos volver a disfrutar de una práctica completa de las sesiones de yoga, con su parte física y mental. Además, podremos incluir al bebé en la sesión, disfrutando doblemente de la práctica y aumentando nuestro vínculo con el niño.

Antes de finalizar con el post, recalco la importancia de dirigirse a una persona formada antes de iniciar cualquier actividad.

¡Espero comentarios yoguis!

Para más información, también puedes consultar nuestro Catálogo de Yoga.

Noemí Castro Fernández 

Apasionada de Yoga y Pilates 

Decathlon Lugo


: